La estación del ferrocarril constituyo un lugar importante
en el antiguo esquema del casco urbano de Luque.


Locomotora a vapor y combustión de leña, aún funciona como hace cien años.

l Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia, mas conocido como el Dr. Francia, se hizo proclamar "dictador perpetuo de la República" y gobernó con mano firme y de manera absoluta hasta su muerte en 1840.

Temiendo que Paraguay cayera bajo la fuerza superior de Argentina, Rodríguez de Francia ejerció una política de aislamiento nacional -el dictador sirvió como modelo al escritor Roa Bastos para protagonizar su novela "Yo, el supremo"(1974).

En 1844, su sobrino Carlos Antonio López se convirtió en presidente y dictador del país. López cambió la situación de aislamiento, fomentó el comercio, instituyó numerosas reformas e inició la construcción del ferrocarril. Bajo su gobierno, la población de Paraguay se elevó a más de un millón de habitantes.
En 1856, durante el Gobierno de Carlos Antonio López emprendió la instalación del servicio ferroviario, cuyos planos fueron realizados por el ingeniero inglés William Whiteheat.

La primera vía férrea de nuestro país (para uso de zorras estiradas por caballos) fue construida en 1856 y unía los Arsenales con el murallón del puerto capitalino.

Posteriormente fue extendida hasta la Aduana Central y de allí hasta la hoy llamada Plaza Uruguaya, esto dio paso a la construcción en ese lugar de la Estación Central, de donde, a partir de 1861, fueron habilitándose varias estaciones, como las de Trinidad, Luque, Areguá, Patiño y Pirayú.

Tren Turístico a cargo de la Dirección Nacional de Turismo. 

El 6 de octubre de 1864, llegaban los rieles a Paraguarí, quedando interrumpidos los terraplenes a la altura del antiguo pueblo de Guaimí Sapucái, con motivo del estallido de la guerra contra la Triple Alianza.

En los últimos tramos de la guerra, el servicio ferroviario fue rehabilitado, operando por medio de una compañía argentina, para el transporte de tropas y aprovisionamiento de las fuerzas aliadas. Algunos años después, las vías continuaron hasta Villa Rica y luego, hasta Encarnación, adonde llegó en 1911.

En esta atmósfera nacía la estación del ferrocarril constituyéndose en un lugar importante en el antiguo esquema del casco urbano de Luque, dado el importante papel que cumplía el "Ferrocarril Carlos Antonio López", como transporte de pasajeros y de carga, de esa forma beneficiaba a las ciudades por las cuales pasaba rumbo a la ciudad de Encarnación, Luque era una de esas ciudades.

La estación local formaba parte de un punto importante de aglomeración de personas, por lo tanto era el lugar más comercial de Luque, los productos hortícolas, de granja y manufacturados, desde Luque salían a las ciudades vecinas en distintas direcciones, la producción artesanal iba directo a Buenos Aires.
Nuestros productos artesanales siempre han tenido una gran aceptación en el extranjero, por su calidad, belleza y abolengo que cada uno de los artesanos asienta en cada producto.