"Que la fama en mil años alcanzada aquí perezca con todos vuestros hechos." - Alonso de Ercilla y Zúñiga (La Araucana)

Encuentro de Dos Culturas Hispano - Guaraní.


a formación colonial reconoce como base la colaboración hispano-guaraní. En marcha hacia el Oeste, los guaraníes habían chocado con los quéchuas, a quienes mandaba el Inca, es decir, el Emperador. Al llegar los blancos, los guaraníes ofrecieron su colaboración. El fin primordial de la alianza era la guerra contra las tribus chaqueñas y la conquista de la tierra rica dominada por los quéchuas. Los bergantines de Salazar habían anclado en una bahía en cuyas orillas moraba el cacique Caracará. Allí estaba Pará-gua-y, que significa "río del valle de los papagayos". Era una tova de indios guaraníes, labradores y hospitalarios, que recibieron cordialmente los españoles. Allí fundaron a su regreso la ciudad de Asunción.
 
"Profunda impresión dejó en los españoles su primer estrecho contacto con los guaraníes. Clima, fauna, flora, producción y el carácter de hombres y mujeres, tenían en aquel edén un mordiente misterioso que embalsamaba los sentidos con algo dulce y acogedor como el remedo de la mañana del mundo".

"De este modo -dice Juan Natalicio González*-, el indio guaraní no aparece como un elemento extraño y contradictorio en la formación de la nacionalidad paraguaya. Actúa como un factor decisivo en la considerable empresa que realizó España en la vasta hoya hidrográfica del Plata. Desde el primer instante buscó aliarse a la civilización europea, pero dándole un fin americano y dotándole del sentido de la tierra materna.

La alianza del indio y del europeo realizó la síntesis racial en el mestizo, primera expresión de una nueva humanidad típicamente americana, que iba a irrumpir con ideales y caracteres propios en la agitada historia del mundo. El español y el guaraní desaparecieron en el abrazo fecundo de la primera hora, para revivir en el vástago. El hijo de la indio guaraní y del aventurero castellano poseyó, desde sus orígenes un intenso patriotismo americano. Dueño de las conquistas de la técnica europea, la utilizó para ensanchar los dominios de la cultura autóctona. Mediante este proceso, América comenzaba por conquistar al conquistador".

La conquista del Paraguay no fue fácil para el europeo, desde 1537, la colonización del Paraguay se debió al fracaso de los conquistadores en sus incursiones por el Rió de la Plata en busca de oro y riquezas.

Jamás los guaraníes entregaron sus bienes, alimentos y mujeres al invasor, sin pedir nada a cambio, esa leyenda que nos cuentan, en el sentido de que los guaraníes eran dóciles, son fantasías.

Se enfrentaron a la crueldad de los europeos, le impusieron un Dios. "Cuando nos acercamos al hombre blanco, nos enfermamos, nos dieron de comer y se nos cayeron los dientes, nos presentaron a su dios y se nos murieron nuestros hijos" - Bratislava Susnik** - este es el lamento, de las diferentes parcialidades nativas que aun se resisten y luchan por conservar sus orígenes, esta cadena de despojos que sufren los nativos comienza en 1537 con la fundación de Asunción y no terminan hasta nuestros días. 


(*) Juan Natalicio González (1897-1966), político y escritor paraguayo, presidente de la República (1948-1949). Nació en Villarrica. Dirigente del Partido Colorado, fue diputado, embajador en Uruguay y ministro de Hacienda en el último gobierno del presidente Higinio Morínigo (1940-1948). 

(**) "Una visión socio-antropológica" de Bratislava Susnik - Museo A. Barbero, Asunción 1983.