El Tiempo Luque / Aeropuerto

Aumentar

Disminuir

tamaño
de texto

Existe un miedo atávico de parte de las autoridades a la participación ciudadana. Algunos afirman que se debe a la herencia del centralismo borbón. Olvidar como se olvida, ignorar a los ciudadanos como se les ignora, es una manera más, quizás la más comediante e insidiosa, de profundizar la pobreza. Y ser pobre, señores, no impide llenarse de audacia, aspirar a la belleza y soñar con una ciudad armónica, con un futuro anclado en lo mejor de su tradición.

Ministro de Obras Públicas y Comunicaciones nos dejó una amena impresión.


Por; Dietrich von Raeche Pérez

El ministro de Obras Públicas, Efrain Alegre visitó la casona del que en vida fuera nuestro dramaturgo Julio Correa, prometiendo hacer algunas mejoras. Esta casona se ha convertido en una bellísima casona recuperada del desánimo.

Lo cierto es que el ministro Efraín Alegre, a su paso por Luque dio a conocer una infinidad de proyectos para la Ciudad de Luque que -según manifestó- ya tienen financiamiento. Entre las obras, la más importante es la costanera que pasará por el linodromo (desfilodromo, construido por el Gral. Lino Cesar Oviedo) terminando casi en línea recta en Maramburé.

Esto dicho de otro modo, sería desde Maramburé, bordeando la línea férrea, llegando al linodromo, en donde un puente a nivel hará converger esta calle en la avenida José Artigas, de Trinidad. En Asunción, bordeará la antigua estación del ferrocarril.

Además hizo otras revelaciones como la restauración de algunas casas históricas de Luque, comenzando por la de Julio Correa, este hecho habla bien de un Ministro que sabe valorar nuestras costumbres y tradiciones.

La costumbre en los últimos cuarenta años ha sido derribar estas casas viejas para construir absurdos edificios sobre sus restos. Vecindarios antiguos donde una administración sagaz hubiera incentivado el regreso de los ciudadanos a ocupar estas casas de noble arquitectura, ya fuese como instituciones, o remodeladas como lugares de habitación para varias familias, se han convertido en suelo fértil para que malezas de entre veinte y treinta pisos de altura crezcan por doquier, destrozando en poco tiempo lo que tomó siglos en consolidarse.

Incluso la peste se está extendiendo hasta el centro mismo de Luque. Se recuerda con impotencia la demolición de la casa de quien en vida fuera la casa de un héroe chaqueño, “Jakaré Valija” un edificio ubicado en las cercanías del casco urbano, una casa de fachada antigua, barroca donde nacieron los hijos de Jakaré, y él construyera en tiempos de pos guerra. De estos los “depredadores” no se ha salvado ni la conservación de la memoria de los que las habitaron, ni las maderas nobles de sus techos, escalas y boiseries, ni sus soberbios salones, consiguieron salvarse de la pala mecánica.

Los incentivos para que un genocidio arquitectónico de esta envergadura ocurra en nuestras ciudades es económico, la fealdad que rápidamente desarrollan las ciudades más antiguas del país a medida que crecen, van cambiando de aspecto, es un penoso ejemplo, es tan alarmante como la de estos y otros sectores están dados.

A la codicia de las empresas es de orden material, no hay autoridad que le ponga freno -las arcas municipales están vacías, son su mejor cómplice-, no hay agrupaciones ciudadanas que hagan valer sus derechos y puntos de vista acerca del barrio y la ciudad que desean habitar.

Podríamos decir que el caso de la casona de Julio Correa es un caso entre mil. Que es entonces, "Participación y ciudad", en nuestras queridas casas viejas, no es el viejo afán de destruir que mueve a la especie humana. Al demoler una casa con historia, ¿Cuál es la política pública que debe formularse para detener esta nueva forma de deshumanización?.

Por fin tenemos un ministro que comprende el porqué no son sólo casas y barrios son los que desaparecen, son expresiones de una época, de su historia y sus gentes, asiento fundamental de nuestra identidad. Visto desde este modo, un arquitecto que no procura hacer todo lo posible para que una obra suya sea un bello objeto urbano, en consonancia con su entorno, es un profesional sin ética.

A su paso por Luque, el ministro Alegre manifiesta con sus palabras que sabe de patrimonio arquitectónico, muestra que estos son incentivos claros a los particulares para propulsar la readecuación de los inmuebles protegidos a las funciones de nuestro tiempo, habría que agregar una suma de principios tutelares que guíen a los municipios en sus planes de conservación y desarrollo.

Es evidente que esta tutela oscila hoy sin términos medios y sin vaguedad ni intervencionismo estatal. Necesitábamos principios sólidos, inspiradores, de largo plazo, sin decretos antojadizos de la administración de turno. Sin embargo, nuestro interés se centra en una tercera iniciativa que ha tomado fuerza en otras partes del mundo.

Tanto en Europa, como Estados Unidos y Bogotá, único ejemplo en nuestro continente, los gobiernos estatales o municipales han hecho suya la responsabilidad de que los ciudadanos participen en los procesos de desarrollo urbano que los afectan. ¿Llegaremos los luqueños a sumarnos a estos dos países?

Se trata de despertar por todos los medios la conciencia de cada uno e informarle de los temas y situaciones que tarde o temprano alterarán su vida en la ciudad y, de este modo, empujarlos a opinar a través de canales ampliamente dispuestos para la consulta.

Los cambios a los planos reguladores de algunos municipios, realizados con sigilo de ladrón, claramente no responden a este modelo. Es tal el apuro por construir –una idea compulsiva de progreso-, que las autoridades parecieran temer que si se deja opinar a todos los involucrados no se va a llegar nunca a nada.

Existe un miedo atávico de parte de las autoridades a la participación ciudadana. Algunos afirman que se debe a la herencia del centralismo borbón. Olvidar como se olvida, ignorar a los ciudadanos como se les ignora, es una manera más, quizás la más comediante e insidiosa, de profundizar la pobreza.

Y ser pobre, señores, no impide llenarse de audacia, aspirar a la belleza y soñar con una ciudad armónica, con un futuro anclado en lo mejor de su tradición.

Pudrían servir un mosaico de recortes de diarios para demostrar lo que se afirma en esta columna y el afán de destrucción y de fealdad. Toda destrucción es fea, es un atentado contra la belleza.

Pero hay quienes tratan de destruir todo lo que encuentran. Si nada encuentran a mano para destruir se destruyen a sí mismos. Es ese odio larvado así mismos, destruir arbolitos es el primer síntoma, el segundo es destruir la historia. Ellos buscan sentirse más confortables entre mediocridades.

Foto: Sitio web del Ministerio de Obras Publicas y Comunicaciones.

Envíe sus comentarios o sugerencias a