Herramientas

Aumentar tamaño del texto

Disminuir tamaño del texto

Edición Mayo/2009

En los tiempos que corren se hace necesario volver a pensar cuestiones que ya forman parte de nuestro acervo cultural, para el caso, del conjunto de bienes materiales y valores de la democracia conquistados en el devenir de la vida republicana. En esta empresa, resulta adecuado acompañarnos del ciudadano luqueño y su denuncia del embotamiento progresivo de la conciencia moral, por una suerte de anemia ética que paraliza las reacciones defensivas del espíritu. “No faltan, sin duda, los actos buenos, esos que forman el hábito moral, consagrado por la observancia consuetudinaria de prácticas indispensables para la coexistencia de los hombres", señala el filósofo.

 

Late el servirse de la Patria, la mía, la del centro de América del Sur.

Un gran escape...concejales viajan a "Punta".


Concejal Teodoro Valdez

Concejal Migue Mancuello

a brisa del mar en la playa del atlántico que despeina y eleva por un instante el ruedo de una falda. A esa hora, justo cuando el sol se acuesta en el horizonte semi selvático mirando el rió Uruguay, este río que tiene una longitud de unos 1.600 Km. y es navegable en grandes tramos de su curso.

Discurre por Sudamérica (Brasil, Argentina y Uruguay) hasta desembocar en el Río de la Plata (océano Atlántico) y esa bola de fuego, el sol, que se va hundiendo descaradamente en ese rió ante quien lo quiera mirar, la vida a veces nos da a entender que algunas veces la vida es posible y que hay una razón para llegar a ser Concejal de un pueblito tan pobre como lo es Luque.

Así lo entienden los ediles César Chiola, Miguel Mancuello y Teodoro Valdez, que, viajaron a Punta del Este, Uruguay, participando de un congreso de capacitación organizado por el Comité Latinoamericano de Parlamentos Municipales.

Sólo comparten la geografía, en especial a esa hora del crepúsculo. Vienen del punto geográfico centro de nuestra América del Sur, llamado Luque, de este país tan lejano llamado Paraguay, -para quienes no lo conocen-.

El "viaje de capacitación" le cuesta a la ciudadanía luqueña G. 9.000.000, (U$S 1.800) teniendo en cuenta que cada uno de los concejales llevó G. 3 millones como viático. Los luqueños tienen experiencia con que las capacitaciones a nivel internacional de los concejales por lo general, solo sirven para que "Cumplan su sueño. Quizás, en este caso, el más importante como Concejales de Luque".

El año pasado otros realizaron un viaje similar, pero con énfasis en servicio público, reciclaje, recolección de residuos y obras, sin resultados vistos hasta el momento.

Menos mal porque de otro modo no habrían estado mirando este mar Atlántico, que se va durmiendo con cada bostezo que deja en la orilla, supuestamente para instruirse en la capacitación de los Concejales Luqueños en educación y deporte.

Y un propósito para cada día. O casi. Sin un propósito no hubieran pisado ni siquiera fuera de Luque. Saben de las Capitales de cada país, de su población, y gran parte de su historia. Conocedores de sus héroes y de las victorias de los rufianes y de sus derrotas.

Late el servirse de la Patria, la mía, la del centro de América del Sur, y que se la trague la selva para siempre, y se mire sólo a sí misma porque no hay más allá, sólo acá, nosotros, los luqueños. En una fantasía colectiva y vanidosa, alguna gente pregunta espejito, espejito, cuál es la patria más bonita.

La tierra que no se enteró que el planeta no sólo es cada vez menos ancho y ajeno sino palpitante, diverso, cambiante, hinchado de contradicciones y preguntas. Como son los seres vivos. No podrían ellos llegar a enumerar los ríos más importantes, los lagos e, incluso, la fuente de sustento de su pueblo.

Por eso sonríen los luqueños y miran de perfil, con la melena revuelta y sus ojos mojados de asombro. Porque no hace falta decir nada más. Porque cuando el sol remoja su lengua en ese mar de necesidades que tienen, la complicidad los ata con porfía y la convicción de que sólo los pueblos miopes y cobardes se soban la panza y eructan como aquellos dictadores malolientes que imponen la fuerza, ensimismados en el poder, patéticos y solitarios.

Envíe sus comentarios o sugerencias a esta dirección de correo electrónico |


Google
 
Web www.infoluque.com.py