Primera Quincena de Septiembre/2006

Por lo general el trabajo de los partidos políticos en una encuesta perfeccionaron la capacidad al aplicar los métodos de las ciencias sociales, son las encuestas de opinión, análisis de contenidos, técnicas estadísticas y otras formas de obtener y analizar sistemáticamente datos políticos. Tras conocer de primera mano la realidad de la política, se usan estas herramientas para averiguar quiénes poseen el poder político en la sociedad, cómo lo consiguen y para qué lo utilizan.

 

Conductismo; Delfos, Freud, demoscopia y los oráculos.


l siglo XX no aportó tantas novedades a la vida como se cree sino que vino especialmente a sofisticar inventos ya conocidos como es el caso de las encuestas, para que la gente sepa de una tendencia, la de la mayoría, y con suficiente eficiencia.

Lo mismo hizo con las técnicas de predicción del futuro mediante la invención del psicoanálisis y la adivinación, que no es otra cosa que el percibir el mundo con nuestros sentidos.

Una sirve para la vida personal y la otra para la vida social. No es una mera coincidencia que en 1933 Sigmund Freud publicase su "Nuevas conferencias de introducción al psicoanális" y sólo dos años más tarde, Jorge Horacio Gallup fundara el renombrado Instituto de sondeos que lleva su nombre.

Richard Milner autor del libro "Diccionario de la evolución" dice que Sigmund Freud en una mesa de su consultorio, tenía un jarrón de cristal lleno de las "antigüedades" que le encantaba coleccionar: escarabajos egipcios, hachas de mano de sílex del paleolítico, figurillas antiguas. ¿Qué relación guardaba esta ecléctica vitrina de curiosidades con el psicoanálisis?.

Freud trataba de investigar cómo los acontecimientos de la infancia de sus pacientes habían configurado sus personalidades adultas. Aquellos artefactos prehistóricos, solía decir a sus visitantes, eran claves de la "infancia de la especie humana".

A partir de entonces, así como nadie puede tomar la decisión de casarse o divorciarse sin consultar antes a su psicólogo o siquiatra, según sea la gravedad del caso, porque casarse es un mal negocio, y divorciarse es peor aun. Un gobierno, por ejemplo, no puede mandar un proyecto de ley al Congreso o una empresa lanzar al mercado un nuevo diseño de papel higiénico, sin tener antes una encuesta que mida su impacto social.

Los más adictos a las encuestas son los candidatos a algo. Un candidato puede no tener carisma, dinero para la campaña o programa político, pero no pueden faltarle las encuestas. Es la única forma de saber donde se está y dónde están los adversarios, cuáles son sus fortalezas y cuáles sus debilidades.

La encuesta es el principio y el fin. Por ahí se parte y por ahí se termina. ¿Por qué todos se callan cuando terminan las elecciones? Porque las encuestas respaldan el voto popular. Unos entran y otros salen de la campaña a la Intendencia de Luque, por los resultados de las encuestas.

Se supone que lo que hacen los candidatos debe tener efecto en las encuestas, pero las cosas se complican cuando son las encuestas las que tienen efectos en los candidatos.

Y el devenir electoral se convierte en barras de gráficos que representan lo que pasaría si las elecciones fueran hoy, pero el mismo gráfico provoca cambios en los candidatos que hacen que las cosas cambien antes que el día llegue, y ya la primera encuesta quedó desfasada. Así caemos en una vorágine de sondeos cortos, y en 24 horas incluso sondeos on-line con muestreos en tiempo real porque la causa y el efecto se aceleran y ninguna encuesta consigue ser la última y definitiva.

La gente puede que no se inscriba en los registros electorales pero participa en todo tipo de encuestas telefónicas. Internéticas, callejeras o televisivas incluso para decir que no sabe o no contesta, aunque la llamada le cueste U$S 1.

En una ciudad como Luque en donde la gente siente tanta atracción por las diferencias sociales, incluyendo al prepotente, le preguntan si le gusta la igualdad y todos dicen que si, por supuesto, no le preguntan; ¿Que hay que hacer?.

A la semana siguiente todos los candidatos ponen en su programa; ¡¡La igualdad en primer lugar!!, y ahí se empiezan a equivocar porque cuando un luqueño dice "por supuesto" no significa nada.

La ultima encuesta realizada por teléfono en Luque fue; ¿Cree usted que la ciudad esta más fea ahora, que antes?. Desde tiempos inmemoriales el hombre, ha asumiendo su debilidad ante el destino, por supuesto que la gente dijo que ahora esta mas fea, no se puso en manos de poderes que le orientasen en su peregrinar hacia las estrellas, solo vio la realidad.

Ante esta pregunta a la ciudadanía y los encuestadores vieron que todos los candidatos se inclinaron por impulsar en este periodo de gobierno municipal, el mejoramiento de la "fachada" de Luque, hoy muy deteriorada.

Se olvidaron, de cuales son las prioridades del pueblo luqueño por Ej; Empleo, salud, educación, reforma descentralización, reforma política y respeto al soberano, el pueblo.

En la antigüedad los oráculos empleaban varias técnicas para establecer contacto con la divinidad. Algunos, como el oráculo de Delfos, entraban en un trance y en esta condición proferían "mensajes divinos". Otros practicaron la oniromancia, o adivinación a través de los sueños, y la necromancia, el arte de suscitar revelaciones de las almas de los muertos.

Los individuos que sabían leer los misteriosos designios de los dioses eran ungidos por encima de los demás mortales como oráculos cuyas profecías, aunque fatales a veces, tenían el valor de la certidumbre.

El hombre moderno, incluyendo en este concepto a los luqueños, seguimos padeciendo el mal de querer saber de antemano para donde hay que ir o para donde se encaminan irremediablemente las cosas.

Solo ha crecido la gama de artes adivinatorias que tenemos al alcance de la mano: augures, quirománticos, gitanas, chamanes, cartománticos,o predicadores, que han pasado a ser parte de nuestro paisaje cotidiano como un día lo fueron los extinguidos arregladores de paraguas o zurcidores invisibles, que zurcían finas telas -para la época- ayudados de una esfera de vidrio.

La diferencia que aporta la encuesta es que su producción supera la escala personal y asume dimensión empresarial en sintonía con un mundo de mercado. Mientras nos preocupe el futuro será válido pedir una encuesta para que no nos sorprenda desprevenidos.

 ¡¡Ay!! de aquél que desprecie el resultado de las encuestas. Pero antes de responder a una de ellas, fíjese bien hacia que lado apunta, a quien conviene porque está de por medio las urnas electrónicas que ya nadie confía.

¡¡Ay!! de aquél que se invente encuestas a su conveniencia la pasará muy mal, como aquel señor que por una encuesta inventada comenzó a cavar para sacar plata yvyvy (tesoro escondido) en el parque Caballero junto a notables personajes de la vida nacional. La regla es creer o no en ellas según le convenga pero siempre hay que tener presente que "caer en el ridículo no cuesta nada, salir de el es lo que cuesta".

¿Está usted de acuerdo o hacemos una encuesta?
 

Envíe sus comentarios o sugerencias a esta dirección de correo electrónico


Google
 
Web www.infoluque.com.py