Primera Quincena de agosto /2006

Pareciera ser que la razón ha estado siempre de parte de quienes se han tomado en serio sus derechos, en cualquier circunstancia, y no de la de quienes los han tratado con liviandad, utilizando la justicia en su provecho y hasta con desprecio, para luego tener que invocarla en su favor instalándola en el país como un discurso que desvaloriza los derechos del hombre y que pretende hacer aparecer a sus defensores como enemigos de la comunidad.

Más que un triunfo, el de Meza, es un triunfo del ciudadano Liberal luqueño.

César Meza Bría es el candidato por el PLRA a la intendencia de Luque.


La foto ilustra instantes en que el candidato ganador saluda a uno de sus simpatizantes.

l triunfo de César Meza Bría, representa un triunfo de la ciudadanía Liberal luqueña que se debate en la actualidad en un verdadero dilema que hace muy difícil vindicar a sus actores, cualquiera sea el sello ideológico que le sirva de emblema. Nos referimos al juicio que enfrenta el Dr. Meza en los Tribunales de Justicia a causa de su anterior administración.

En un primer diagnóstico habría que consignar la influencia que ejerce en los elementos de la justicia la cúpula política ligada al partido de Gobierno. Vivimos una época en que lo político se ha vuelto una cuestión de camarillas asesoradas por consultores y expertos.

El ciudadano común está ausente de las grandes decisiones que trate el "caudillo de turno y de zona", para decidir si otorga su apoyo a un candidato o lo enjuicia a aquel que no comulga con sus intereses, invariablemente, las decisiones se toman a puertas cerradas.

Esta práctica se radicaliza cuando observamos que al interior del partido de Gobierno: todo se decide en la lógica interna del partido, sea la nominación de la plantilla de candidatos o de nombramientos ministeriales o públicos, lo concreto es que muchos colorados están en desacuerdo con los resultados de la última elección en Luque.

El actual marco institucional del partido de Gobierno, ha dejado fuera la expresión ciudadana bajo la figura de una democracia representativa cuya modalidad electoral propende, exactamente a la marginación de movimientos o conglomerados menores.

Sin duda alguna, los Liberales se movieron bajo otro esquema, "se han tomado en serio sus derechos" han tomado lo que la Ley y la Constitución Nacional nos garantiza a todos como paraguayos, esa es una de las causas por las cuales gano el Dr. Meza, porque a la hora hacer llamados en favor a la naturaleza de esos derechos como se puede constatar, se tienen los mejores aires para que tales derechos soplen hoy bien fuerte en nuestro querido Luque, y hagan pensar a Jueces y Fiscales que esta vez los derechos se toman en serio.

Lo anterior quiere decir lo siguiente: en el mundo entero no basta con establecer en constituciones y tratados cuáles son los derechos, sino que es preciso conseguir que se los respete cada vez en mayor medida y que existan también recursos efectivos para prevenir su violación, en especial a quienes se les persigue por sus ideas a través de la justicia, o para "sancionarla" cuando ella se hubiere producido.

Bajo este contexto, cabe preguntarse no sólo si el proyecto "Meza" logrará conciliar dos posiciones políticas distintas, (colorada y liberal) sino que además es importante cuestionarse si conseguirá mantener (o incluso aumentar) el apoyo electoral obtenido en las elecciones anteriores de 1996.

Cada partido político tiene una cierta cantidad de adeptos que se sienten identificados con sus posturas y planteamientos.

El hecho de que existan diferencias importantes entre el electorado colorado y el liberal, tales como una no concordancia en cuanto a sus valoraciones hacia el Gobierno, o ciertos roces a la hora de tomar una postura única frente al cambio de fachada que tanto necesita nuestra ciudad (tema clave en las elecciones de noviembre), probablemente han hecho que los perfiles de una cantidad no menor de sus respectivos votantes también presenten ciertas diferencias significativas entre los mismos.

En las generales de noviembre próximo, con la finalidad de lograr un aumento en su votación y la de su partido, una fracción del partido de Gobierno tratará de denigrar o sacar de carrera a través de los Tribunales de Justicia al candidato del Partido Liberal.

Junto con esto, y dada la simultaneidad con la que se realizan las elecciones y el juicio, si bien no es posible determinar con exactitud la medida en la cual ésta estrategia daría frutos, es probable que, de haberse logrado que un número relativamente importante de electores identificados tradicionalmente con el coloradismo se inclinaran por el candidato Liberal, también se habrá favorecido con esto a la Concertación  de Partidos Democráticos.

De esta manera, se abre la pregunta ¿de qué medida la Concertación de Partidos Democráticos, que se está intentando conformar, va a ser capaz de captar un número significativo de votantes contrarios a estas practicas políticas?.

Si bien veremos pasar estas últimas elecciones, posiblemente podremos ver, en un futuro no muy lejano, y si es que la Concertación de Partidos Democráticos se concreta, habrá una coalición de electores colorados que no apelará con mucho énfasis a valores propios de la nueva Concertación, sino más bien a ciertos sectores más transversales de la sociedad, como lo es, por ejemplo, el sector más popular de la población.


Google
 
Web www.infoluque.com.py