Primera-Segunda Quincena de MES/2005

"Una nueva manera de pensar es necesaria si la Humanidad quiere sobrevivir" (Albert Einstein)
Ahora bien, todas las sociedades tienen tabúes. El Holocausto judío, la inocencia de la infancia, la esclavitud de la gente de color, las representaciones vejatorias de minusválidos, las ofensas a los homosexuales y a los gitanos, el sexismo-machismo ordinario, el secreto médico, los Derechos Humanos (hasta ahora), la vida privada, son algunos espacios santuarizados cuya inviolabilidad los europeos practican. Violar esos tabúes es un delito o un mal gusto.

En nota dirigida al jefe del Gobierno Español.

Denuncian semiesclavitud de paraguayos en España.


aIntegrantes de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y contra la Impunidad, visitaron al embajador de España en nuestro país Eduardo de Quesada, a fin de entregar una nota.

Miembros de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y contra la Impunidad entregaron al embajador de España una nota dirigida al jefe de gobierno de ese país, protestando porque una paraguaya que cayó en poder de un español, quien, bajo coacción y amenazas, fraudes y engaños, la mantuvo privada de su libertad, obligándola a realizar servicios y trabajos forzados análogos de semiesclavitud.

Se trata de un tema con muchos pliegues. ¿Cómo olvidar la importancia de los contextos históricos para comprender las manifestaciones político-religiosas de ira y violencia causados por problemas económicos que recorren una buena porción del planeta? Sobre todo a sabiendas que desde un punto de vista interesado pudieran interpretarse como el resultado de un fanatismo primario o ser englobadas dentro del esquema reductor del Choque de Civilizaciones.

Forcemos esta nota; Los latinoamericanos no vivimos con este sentimiento catastrofista que se apodera a menudo de las multitudes norteamericanas y europeas, a fuego cruzado entre las dramatizaciones de las capas dirigentes, las amenazas reales y los mensajes del dispositivo mediático que cada cierto tiempo atizan la inseguridad.

Esta inseguridad queda al descubierto con la nota dirigida al jefe de gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y que fuera entregada el 4 de julio 2006 al representante diplomático de España en Paraguay Eduardo de Quesada.

Expone la situación de miles de paraguayos que se ven forzados a emigrar al país europeo por motivos socioeconómicos que no encuentran respuestas del Gobierno Nacional.


Quizás ello sea así porque los latinoamericanos venimos saliendo del mundo opresivo de las dictaduras, y recién el espacio de los proyectos sociales y culturales comienza a tomar vuelo, pese a los altos grados de conservadurismo de las elites políticas y económicas en nuestro país.

Sin desconocer que las expectativas de las mayorías --puesto que tanto se agitan las cifras del auge económico español, que no lo es tanto, con relacion a sus vecinos europeos-- son vivir mejor que antes (en todos los planos), pero sin volver atrás. Con el "principio de la esperanza" a cuestas, por algún tiempo más, pero sin hacerse ilusiones (los vericuetos de la memoria colectiva son aún un misterio) sobre la competencia de los sectores económicos dominantes para conjugar el verbo compartir.

En la nota entregada al Embajador Español, esta el caso de una paraguaya, y el de un español a quien responsabilizan de los graves hechos de violación los miembros de la Asamblea Permanente de DD. HH., -pidieron omitir el nombre-, que cayó en poder de un ciudadano español que la mantenía en estado de semiesclavitud, en contravención de tratados internacionales ratificados por España y que están plenamente vigentes.

A situaciones como estas se añade la globalización de los Derechos Humanos que, lejos de reducir -como se creía- la incertidumbre, la acrecientan.

Tampoco ayuda a la comunicación entre las culturas, puesto que los códigos con los cuales el dispositivo mediático occidental emisor fabrica una información y los esquemas mentales con los cuales el receptor que vive en este lado del continente la recibe y le da significación, son disímiles.

Pues si bien los Derechos Humanos globalizados pretenden ser universales, ellos corresponden a un punto de vista muy particular.

Por lo tanto son siempre interpretados o descodificados según los valores, percepciones y representaciones sociales y culturales propias de cada grupo humano.

"Solicitamos en consecuencia -expresa la nota- por lo expresado que su gobierno asuma el compromiso ante la comunidad nacional e internacional, el de asumir una política clara y definitoria en este caso en particular y otros que estén vinculados a los inmigrantes y la trata de personas que estén expuestas a ser victimas a todas formas de explotación, debido a su estado de vulnerabilidad", expresa la nota suscrita por Nils Candía Giní y César Velázquez.

No olvidemos que con la llegada de la democracia a latinoamérica se vieron fortalecidos los Derechos humanos, el caso de esta compatriota había logrado escapar de España y retornó a nuestro país. Ella dio a luz a un bebé el 30 de junio 2006, según los informes brindados.

La Asamblea Permanente espera que el Gobierno español dirija todos sus esfuerzos políticos y jurídicos adecuados para la protección de las víctimas en similar situación, garantizar y penalizar los delitos de trata de persona, dirigidos por organizaciones delictivas internacionales y personas que se dedican a tales actos.

Ahora bien, todas las sociedades tienen tabúes. El Holocausto judío, la inocencia de la infancia, la esclavitud de la gente de color, las representaciones vejatorias de minusválidos, las ofensas a los homosexuales y a los gitanos, el sexismo-machismo ordinario, el secreto médico, los Derechos Humanos (hasta ahora), la vida privada, son algunos espacios santuarizados cuya inviolabilidad los europeos practican. Violar esos tabúes es un delito o un mal gusto.

¿No fue acaso en reconocimiento de esta realidad, la que llevó en Paraguay a Monseñor Fernando Lugo a obtener la venia de la jerarquía de la Iglesia Católica para enfrentar estas maniobras de manipular los derechos, en estos casos?.

 


Google
 
Web www.infoluque.com.py