Primera Quincena de Agosto/2005

En griego, de la palabra "mos" (costumbres) derivaron más tarde las palabras ética y moral a veces empleadas indistintamente aunque ya para Aristóteles, las virtudes éticas; son aquellas que se desenvuelven en la práctica y que van encaminadas a la realización de un fin, una cualidad: una virtud, y la moral es lo justo, lo adecuado, lo que está conforme al bien.

La canchita de fútbol es administrada por la parroquia.

Continúa la construcción del escenario y clausuran canchita de baloncesto en la iglesia.


El entorno de este lugar en el futuro exhibirá un armatoste de hierro que será usado como baño y aguantadero de delincuentes.

Al fondo se puede ver un camión bajando ladrillos, en la construcción solo trabajan dos albañiles.

Anteriormente esta fosa -la foto muestra la mitad de ella- hecha para que sea una cancha de fútbol existía una plaza con bancos y frondosos árboles.

ara hacer la canchita se sacaron cerca de 500 camionadas de tierra y así crear un desnivel, (lo que se hizo de las 500 camionadas de tierra hablaremos en otra nota) esto ahora produce un daño a la comunidad por el alto nivel de contaminación que generan el polvo, los carritos con comidas, jugadores cambiándose de ropa a la vista de todos es lo que molesta.

Todo este ambiente que se crea termina por la depreciación del barrio y de un lugar que era público, o sea de todos. Los vecinos se quejan y lamentan el espacio recreativo perdido.

En la otra esquina de la plazoleta se encuentra el otro espacio público con que contaban los vecinos "donado" o vendido por "chauchas y palitos" por el ex intendente municipal Cesar Meza Bria, en ese lugar se encuentra una canchita de baloncesto, una construcción con un horno casero y el famoso escenario que se esta construyendo por un valor de G. 90 millones.

Lo cierto es que la juventud del barrio y de la ciudad, además de los niños ahora no tienen donde jugar al baloncesto, dicen que el Sr Cura mando sacar los aros de los tableros para que los jugadores no usen sin pagar por el uso de la cancha de baloncesto, al igual que los jugadores de fútbol, en la otra esquina del predio.

En el caso de la cancha de fútbol, estos levantan una polvareda que le entra hasta el nicho de los santos y la pared de la iglesia del lado sur, a la casa de los vecinos, niños y jóvenes, y algunos viejos también "juegaban" en la chancha de baloncesto y no levantaban polvo, pero a los "curas" no les gusta este deporte, o ¿porque será?.

Y que pasa con el futuro hermoso y grande escenario que se esta construyendo, para descentralizar los actos litúrgicos, lo están construyendo de a poco y no porque sea feo o porque afea el entorno, es porque así no levantaran los reclamos en la gente que se encuentra frente a una plaza y ahora va a estar detrás de un escenario.

¿No sería mejor, sacar ese tinglado que tapa la parte norte de la iglesia, la cantina, el horno y se debería tapar la canchita del sur que han alterado el eco sistema y dan una imagen deplorable al templo a más de depreciar el entorno?. Se debe medir con la misma vara, sino para que se predica el mensaje de salvación.

Surgen entonces las dudas acerca de cuáles son los límites de competencia de la Iglesia en estas materias, cuyas acciones amenazan seriamente las libertades individuales y el medio ambiente.

Y resulta comprensible la indignación de los ciudadanos, que sostienen que lo actuado conlleva el peligro de una visión dominante acerca de los espacios públicos, que es a su vez contradictoria con el mensaje cristiano y el desarrollo del ser humano.

Aristóteles, nos hablaba de las virtudes éticas; veinticinco siglos después, Max Scheler (*) pone de relieve que los juicios morales son juicios de valor, de modo que no puede desarrollarse una teoría ética independientemente de una teoría de los valores.

La moral es el conjunto de comportamientos y normas que tú, yo y algunos de quienes nos rodean solemos aceptar como válidos y ética es la reflexión sobre por qué los consideramos válidos y la comparación con otras morales que tienen personas diferentes la vida societaria. Debe necesariamente regirse por un cuerpo de ideas y valores comunes que impliquen el bien de toda la sociedad.

En estas condiciones se encuentran los arcos de baloncesto, después que fueran quitados los aros de ellos para evitar que sean usados.

(*) Max Scheler (1874-1928), influido por la fenomenología de Edmund Husserl, el original pensamiento de Max Scheler llegó a identificar la independencia de los valores eternos e inmortales, en lo que se vino a llamar teoría de los valores. La evolución de su pensamiento estuvo marcada por una conversión al catolicismo y, posteriormente, un rechazo de los valores religiosos y una vuelta a la filosofía de carácter científico.


Google
 
Web www.infoluque.com.py