Es la lucha contra el tiempo, para que la esperanza gane al desencanto.

Casas y Casaquintas Históricas de Luque.


La clásica casa del 1900, muchas habitaciones
con un gran corredor, ubicada en el microcentro
de la ciudad.

Han sobrevivido la guerra, las revoluciones, a la pobreza y a las renovaciones urbanas. A muchas les dieron una mano de cal, pero hoy buscan cirujanos, aunque tengan buena salud.
El problema es que están silenciosamente solas, como que a nadie les importara.

ara los especialistas, en urbanismo de la Municipalidad de Luque que analizan el presente y futuro de la ciudad, en especial las viviendas que llegaron a sobrepasar los 70 años, en todas las compañías de Luque.

A saber, se encuentran diseminadas en todas las compañías de Luque, la mayoría de ellas fueron construidas entre fines del siglo XIX y mediados del XX como casas patronales de diversos establecimientos productivos de Luque, en una época donde la bonanza y las necesidades de las personas eran plenamente satisfechas, para las clases obreras.

Explica, un propietario de una de estas casas, que por lo general estas casas quinta en su mayoría están habitadas por sus propietarios de tres o cuatro generaciones, ya de que son los herederos de estas casas.

Los derechos de estas casas no están amparados bajo el reglamento de patrimonio histórico de la ciudad, por lo que se encuentran en una situación penosa, cuando se comienza a demoler una de estas construcciones, como lo acontecido con la casa de Jacare Valija héroe de la guerra del Chaco, aparecen los inspectores municipales tratando de detener la demolición.

 

Puesto que la solución hubiera sido permitir postular a un subsidio del Gobierno Departamental o Municipal a los propietarios, en el sentido de exonerarlos del pago al impuesto inmobiliario, el propietario de una de estas casas pensaría mejor al momento de vender, y no vender tan alegremente, y luego oponerse a la demolición, pues deben estar todos (Gobernación, Municipalidad y el dueño) de acuerdo para hacerlo.
 

Este conjunto de casas coloniales y sus habitantes son un patrimonio de nuestra ciudad, afirman los luqueños.

Así, se explica que el subsidio de renovación urbana se oriente hacia ese tipo de vivienda y el subsidio de rehabilitación patrimonial se otorgue a quien compra una de estas casas rehabilitadas, al propietario de una vivienda que habite en ella y desea mejorarla, situación que sucede comúnmente en estos casos.

¿Pero, quizás los inversionistas podrían interesarse en rehabilitar estas casas quinta completas para renta?.

Se lo ve difícil, Hay un tema de mercado. Para ellos es más fácil construir algo nuevo que rehabilitar una casa o una quinta, pues los números no dan.

Por ejemplo, el valor del suelo en Luque Centro ha subido mucho y el costo de oportunidad es muy alto. Por eso, se debería pensar que son el Gobierno Departamental y el Municipio los que deben dar una pauta en este sentido, ayudando a quien quiera hacerse cargo de una de estas casonas.

Cara y sello.
 

Una casita solitaria con un gran patio junto a un conjunto de viviendas modernas con un patio privado y angosto.

Pero como todas las cosas, esta realidad tiene dos caras. Por un lado, esta la dificultad para tomar decisiones y al no tomar una decisión ha sido su salvación o su destrucción.

Por eso, estas pocas casas quinta han permanecido en el tiempo, puesto que un inversionista tiene que ponerse de acuerdo con el dueño y con la Municipalidad para que no se oponga a la refacción o demolición, aunque la Municipalidad no invierte absolutamente nada, igual se opone a una demolición.

Esto también trae sus problemas, al no estar amparados bajo la ley de copropiedad, (con quien pague el mantenimiento) la que permitiría actuar con propiedad, en las decisiones sobre el mejoramiento de estos espacios, las decisiones pueden ser muy difíciles de tomar.

Y esta especial situación de hecho y no de derecho legal, también dificulta la creación de mecanismos para ir en la ayuda de nuestras queridas casas quinta, estos lugares espaciosos de encuentro, donde coexisten lo público y lo privado.

Quizás ése sea en el futuro el  gran aporte de la Gobernación y la Municipalidad, pero si, este es,  el gran paso que nos falta.


Fuente: Biblioteca Municipal de Luque - Ciudad de Luque..la aldea global ha llegado (tomo 1).