Panoramas bíblicos, la Virgen el niño y José, las ovejitas, los reyes magos con sus camellos, pareciera que todo conformara un mismo cuadro al observar junto a pasajes de nuestra cultura y de nuestro campo, es el pesebre hidráulico que desde hace 51 años la familia Sabaté en el barrio Bella Vista de Luque construye junto a juegos infantiles. Aromas familiares, la flor de coco, entre el juego y la educación, un poco mas allá del agitado modo de vida, esta familia ha sabido hacer una de las delicias de los niños en época de navidad.

La Casa del Pesebre y el Árbol de Navidad de la Familia Sabaté,
en el barrio Bella Vista de Luque.


Sra. Otilia Beatriz González de Sabaté junto a sus hijas

Don Esteban y la Sra. Hermelinda

iños, ¿qué quieren hacer hoy? Es la pregunta de todos los fines de año. La idea es que la familia pueda gozar de un día de esparcimiento todos, los padres y los hijos.

Sin embargo, las respuestas no son variadas. Es que la oferta tampoco lo es. Los distintos parques con que cuenta la ciudad de Luque son gratuitos, son esparcimientos infantiles, pero, son panoramas que agotan tempranamente a los niños y se cansan de visitar los fines de semana. Y el comentario es generalizado: hay pocas posibilidades donde alternar y divertirse con los hijos de distintas edades, más aún con los menores de cinco años.

Entonces, la novedad para los mas pequeños es ir a ver el pesebre hidraulico de la familia Sabaté en el barrio Bella Vista de Luque, para los mayores no deja de ser una novedad, ya que todos los años se van incorporando otras primicias, la novedad este año es la incorporación de San Cosme, San Damián y el arpa.

Nos cuenta la señora Hermelinda Insfran de Sabaté que "hace 51 años vienen armando el pesebre debajo de la parralera, antes cuando comenzaron, lo armaban sobre una mesa y con baldes subían el agua a un tambor. Desde ahí el agua corría dando así movimiento a los juguetes, hoy ya todo es mas fácil, tenemos agua corriente y electricidad para iluminarnos de noche" nos comento la señora.

Esteban German Sabaté y su esposa Otilia Beatriz Gonzáles de Sabaté, junto a sus cuatro hijos son los encargados de armar el pesebre, y lo hacen con el mismo entusiasmo como precedentemente lo hicieron don Esteban y la señora Hermelinda.

En un recorrido por distintos lugares de Luque, el Ministerio de Turismo declaró ruta turística en época de navidad al pesebre de los Sabaté, esto reúne un pequeño abanico de posibilidades, que a la vez constituyen un negocio para el área en que se desarrollan, desde las llamada granjas educativas hasta estas iniciativas en donde la familia Sabaté sin recibir ningún tipo de remuneración, da todo de sí a cambio de la satisfacción de continuar con esta tradición.


Fuente: Ciudad de Luque..la aldea global ha llegado (tomo 1)