Edición Febrero/2008

La oposición sabe que constitucionalmente tiene garantizado que mientras sea minoría, un cuarto del electorado, controlará menos de la mitad del poder, gracias a lo cual ya casi tiene el respaldo de la mitad del electorado, y por lo mismo -como están las cosas- la Alianza Patriótica sufrirá una derrota definitiva ya que desde los espacios de poder el Gobierno controla mas de la mitad del poder. En cuanto a un proyecto nacional muchos hablan de la crisis del bicentenario de igual manera que hace cien años se habló de la crisis del centenario.

Los derechos ciudadanos y el régimen político.

Implosión política y explosión social.


os paraguayos tenemos dos problemas centrales: una de las diez peores distribuciones del ingreso del planeta y un pésimo sistema de representación política, casi único en el mundo, basado en el sistema de listas cerradas, donde sólo los "cuates de los cuates" tienen posibilidades de candidatarse si están dentro de una de las agrupaciones políticas. Situación que es avalada por el Congreso Nacional por los mismos personajes.

La mala conciencia nacional percibe dos consecuencias de la inequidad y exclusión que este régimen político y su modelo económico que generan: un alto temor a la delincuencia y un estado de pánico ante el desorden social debido a la inseguridad ciudadana y orden público.

Bien podemos decir que la inseguridad ciudadana y la conmoción social son los agentes reveladores de la inequidad económica y de las carencias en la representación política.

Los derechos ciudadanos y el régimen político

Como alguien lo ha dicho el problema político en Paraguay no es la representación de las mayorías ni de las minorías sino la representación de las fuerzas que manejan los hilos del Estado. Peor aún el sistema de listas cerradas impide que se constituyan y expresen otras necesidades, deseos, intereses y voluntades distintas a las que se congregan social, económica y culturalmente en esos dos bloques políticos.

Quienes no aceptan esas dos únicas representaciones políticas no existen, "no están en nada". Y esa fue precisamente "la voluntad del legislador" ese es concretamente la práctica mayúscula del poder fáctico en la sociedad paraguaya. La implosión está definida como un derrumbe o rompimiento de algo hacia el interior porque la presión interna es menor que la externa.

Aquí lo claro es que la política está siendo incapaz de contener lo social, en el doble sentido de ni expresarla ni conducirla, esto es una crisis de credibilidad ciudadana y de legitimidad del poder que puede derivar en una crisis de gobernabilidad, he aquí el arte de la política prebendaria, de la cual se ha hecho cargo el Partido Colorado por más de cincuenta años, es la gestión recurrente del engranaje económico corrupto de sus adherentes, ese ha sido su saber político y por eso la nación paraguaya se encuentra en esta coyuntura política constantemente.

Para la oposición ante este conglomerado está claro que no puede llegar al poder ejecutivo por la vía electoral, por eso han aprendido a cogobernar en los pasillos -lobbies-, mediante las votaciones calificadas para las reformas fundamentales, la prohibición del plebiscito, la segunda vuelta electoral por ejemplo.

Finalmente, escuchamos soterradamente con patear el tablero una vez más, cuando el teatro político se va poniendo un poco incontrolable o adverso, porque sus actores, esos sujetos colectivos sociales en sí mismos, bien saben que es en el campo político donde se resuelven las satisfacciones a sus necesidades y deseos.

Que un conjunto de partidos y movimientos le impusiese a un ex Monseñor (Fernando Lugo) como candidato a la Presidencia de la República, habiendo tanto varón con mayores virtudes para el cargo, es la visión de los poderes fácticos de la derecha Paraguaya, incluyendo a la propia Iglesia Católica, que en la persona de monseñor Rogelio Livieres Plano (*), en una entrevista a la prensa manifiesta que el ex monseñor Fernando Lugo "...es un puñal clavado en el cuerpo de la Iglesia", esa es una pésima señal de que la propia Iglesia no vea o no quiera ver, de lo que esta pasando, en la miseria que se desenvuelve nuestro  pueblo.

Si dijéramos que “la Iglesia no es política” diríamos una mentira descarada, tan descarada desde los tiempos de Justiniano y Santa Elena. En nuestro país, la C.E.P. es medularmente conservadora, de derecha. Están los humildes curas campesinos testigos de las persecuciones a las Ligas Agrarias y la Pascua Dolorosa, son inagotables ejemplos de fe, esperanza y justicia, mientras la contracara del dios Jano, monseñor Aquino, obispo de Caacupé, pa’i Coronel, monseñor Moleón Andreu, Mena Porta y otros y otros, la otra cara de Jano dios pagano, de dos caras.

Para construir una sociedad digna, sin explotación ni opresiones por el origen étnico, la clase o el género se requiere una buena dosis de ideas, teoría y conocimientos. Además de la irremplazable -y sin atajos - acción sociopolítica con un proyecto coherente surgido de horas de debates en busca de la difícil unidad.

Además, educarse y aprender a ordenar las ideas y defenderlas para ganar conciencias toma tiempo, obstinación y método. En la larga lucha por nuestros derechos individuales y colectivos seguimos siendo hijos de la razón crítica, "... que cuando ésta se duerme es cuando se despiertan los monstruos", decía el pintor Goya.
 

 Lo que se escuchamos a diario...!!!

El Partido Colorado "permitirá" que el ex obispo Fernando Lugo participe como candidato a presidente de las elecciones generales del 20 de abril, aseguró el diputado oficialista Benjamín Maciel, minutos antes de ingresar a una reunión en la Junta de Gobierno.

El legislador indicó que Lugo está inhabilitado constitucionalmente, pero aseguró que como su partido es democrático, le van a dejar tomar parte de los comicios.

Por otra parte las bases partidarias y gremiales del campesinado que apoyan a Fernando Lugo, amenazaron con paralizar el país cerrando rutas por más de un mes si este es sacado de la carrera presidencial.

Así es, la despolitización de los individuos es una de las cuerdas del poder de las clases dominantes contemporáneas. Y lo que hoy llaman "educación", no es más que un conjunto de habilidades y contenidos mínimos para la reproducción del trabajo asalariado, "flexiseguro", dócil, maleable, las patronales de primer nivel en Paraguay -por ejemplo- pagan el sueldo de un obrero a profesionales con titulo, por trabajos altamente especializados. Hoy en cualquier empresa en Paraguay da lo mismo ser, portero, limpiador, o un trabajador con titulo universitario, a todos se les paga el mínimo obrero. Y se preguntan los empresarios cínicamente, a través de la prensa, ¿porque emigran nuestros compatriotas?. Los ciudadanos necesitamos saber más y construir poder.

Hoy sabemos que la razón se vuelve instrumental si se pone al servicio de los medios sin reflexionar sobre los fines. Indigna ver que lo social debe subordinarse a las reglas del becerro de oro del mercado y a las practicas que explotan a nuestro pueblo, sin pensar en las consecuencias del poder creciente del capital. Por eso, a todo plan de acción política debe preceder un debate democrático. "La organización política es un intelectual colectiva", repetía Antonio Gramsci.

Convengamos que mientras la corrupción se extienda en Paraguay y el mundo sea tratado como mercancía, la tentación de patear el tablero es grande. Pero los porfiados hechos y el estado del mundo muestran lo estéril de tales actos pasajeros. Le pregunto, en estos tiempos, ¿Hubiera quemado usted, como en la Inquisición, el libro sagrado de los mayas?

Popol Vuh, texto escrito en lengua quiché donde se aprende que para los mayas el mal no es una fuerza cósmica o un engendro salido del mismo Arcángel del Bien, como afirma la teología cristiana. A mediados del siglo XVI ningún miembro de la citada etnia que ya había sido instruido por los españoles, en tanto que compuso la obra con caracteres del alfabeto latino. Para la sabiduría maya el mal es social. Los hombres dejan que éste se petrifique en las relaciones sociales y que se manifieste en la desigualdad, la violencia, el odio y la opresión.

Miremos hacia atrás, no muy lejos y los hechos nos demostraran la percepción subjetiva que la historia tiene y sintamos que los hechos delictivos a alto nivel están en crecimiento, es, a no dudarlo, el más importante fenómeno del problema de la delincuencia organizada de nuestra sociedad, su estudio y esclarecimiento es un componente clave e ineludible para diseñar e implementar una nueva política nacional ante esta implosión política que no es otra cosa que la falta de ideas y proyectos para ofrecer a la opinión pública.
 

Envíe sus comentarios o sugerencias a esta dirección de correo electrónico

(*) Las leyes normativas; Leyes que prohíben ruidos molestos y habilitan a entes a actuar:

La Ley 1.100/97: de la Prevención de la Polución Sonora. Prohíbe causar ruidos y sonidos molestos, así como vibraciones, cuando por intensidad
afecten la tranquilidad de la población.

El Código Sanitario: faculta al Ministerio de Salud a arbitrar medidas para disminuir las molestias públicas.

El Código Penal: señala que el ruido que puede dañar la salud podrá ser castigado hasta con cinco años de cárcel.

El Código Civil: prohíbe los ruidos que excedan la tolerancia de vecinos.


Google
 
Web www.infoluque.com.py