Edición Enero/2008

Entre los discursos se escucho; "La historia política del Paraguay, nos une hoy en el futuro para ser nuevamente realidad la ilusión de tanta gente, de tantos patriotas, de partidos sociales, campesinos, jóvenes, mujeres". y continuo diciendo Lugo; "Cuando nace la esperanza y la ilusión de la gente, de la gente sencilla, las gente más humilde, nadie lo puede arrebatar y nadie lo puede atajar", finalizo.

Dupla Lugo-Franco se presento oficialmente

El volver a ser de los paraguayos.


través de la historia, hay innumerables personajes cuyo liderazgo fue, ineluctablemente, un hecho político. Sin ir más lejos, durante el siglo XX hubo en Latinoamérica y el mundo sucesos que nos conmovieron: Stroessner, Pinochet, Videla, Stalin, Hitler.

Hoy resultan paradigmáticas a este respecto. Hombres que ocupaban u ocuparon un lugar importante en la historia, sea como protagonistas o antagonistas, siempre ha merecido mención.

Los héroes y los antihéroes se caracterizan por arrastrar a los pueblos a grandes cambios, sean éstos loables o deleznables: figuras que cada cierto tiempo nos muestran los límites de la miseria humana o, muy raras veces, los horizontes de la grandeza.

En el caso de Paraguay, la figura de Eligio Ayala (1880-1930), político y economista paraguayo, presidente de la República (1924-1928). Pacificó el país, disolvió el Congreso y renunció en favor de Luis Alberto Riart, en 1924, para ser posteriormente elegido en elecciones democráticas presidente constitucional.

Cuando ya se les hacía tributo como si fueran veteranos de guerra o viejos nostálgicos de una fallida revolución.

Los héroes y los antihéroes pertenecen al universo de los mitos: personajes portadores de ideas, discursos y proyectos que los exceden, de allí el "aura" casi sobrenatural con que los invisten sus prosélitos. Se trata del "súper hombre" aquel capaz de realizar el sueño que proclaman un par de cabezas precozmente iluminadas.

Quizás, la más importante lección que nos dejan siempre los grandes héroes o grandes villanos, y que constituye finalmente su sutil fracaso, es que las empresas humanas reconocen la medianía y mezquindad de la estatura humana.

Pareciera que más que a empresas milenarias, estamos convocados a un esfuerzo colectivo a escala humana para construir un mundo que nos sea soportable y sustentable en el tiempo, un mundo en que podamos soñar con ser "libres" y, con suerte, por momentos nos sintamos felices.

Construir un país más justo y un régimen político más participativo exige reemplazar el método y el enfoque, porque la necesaria refundación de la Concertación por la llamada Alianza Patriótica, a la salida Patria Querida el partido de Pedro Fadúl y el partido UNACE de Lino César Oviedo la  Concertación o Alianza Patriótica refundada hoy, no se ve que sin los mismos de siempre, y  es saludable renovar el pacto con la ciudadanía y cambiar de razón social.

Es dar vuelta la página, terminar con la forma oligárquica de hacer política que ha caracterizado a la transición y dejar vía libre al protagonismo de la gente. Doble reto que aborda esta Alianza Patriótica, con Fernando Lugo al frente junto a la fuerza plural del pueblo soberano.

Pareciera que la Alianza Patriótica es víctima de su propio éxito. Después de lograr afianzar la democracia y cuando el desánimo se mezcla con el escándalo, nos damos cuenta que todavía quedan desafíos pendientes. Pero, pasar a una nueva etapa implica cambiar el instrumento, con actores repotenciados y un más amplio abanico de posibilidades.

La Alianza Patriótica expresa a la mayoría que pretende derrotar al autoritarismo y el prevendarismo. El cumplimiento del programa ha redundado en que surja nítidamente la necesidad de pasar a una segunda época. Sin embargo, han primado las fuerzas del statu quo, los que se creen imprescindibles, los que se preguntan: si está todo bien con el Gobierno Colorado, ¿para que cambiar?

Mala receta. Los avances innegables de estos años para los amigos, no alcanzan a tapar el sol, es imprescindible el cambio para profundizar la democracia y ello no es posible sin movimientos sociales fuertes y un relevo generacional que traiga aire fresco a un escenario partidista con olor a encierro. Porque nunca debe confundirse la paz de la justicia con la paz de los cementerios.

El triunfo de la transición del candidato Colorado sea quien sea, cierra un ciclo que se complementa con la muerte física del ex dictador, pero se requiere abrir otro que sea capaz de ir más allá y acabar con todo rastro de su régimen.

Una coalición como la Alianza Patriótica debe hacer coincidir dos objetivos: el de la estabilización y el de la democratización. Al ritmo de una transición tan compleja como la que Paraguay ha vivido, ha primado la negociación permanente y, luego de consolidar los espacios de poder, la necesidad de conservar lo logrado, por lo que cualquier innovación se mira con recelo, tratando de mantener posiciones y no descuidar el control de los factores de mando tan trabajosamente alcanzados.

De allí que muchas veces ha primado el fin práctico de controlar el aparato del Estado, sobre un conjunto de reformas cada vez más difíciles de aprobar pues se necesita el acuerdo del Coloradismo, en especial, la del ala "derecha" de la  política paraguaya, enquistada en el coloradismo. Por cierto, una parte de la oposición y oficialismo se parecen cada vez más y los acuerdos bajo la mesa son son una amenaza sino una campante realidad, nos referimos a los partidos Patria Querida y a UNACE.

Uno de los escollos más importantes a superar es la camisa de fuerza del sistema sin la segunda vuelta electoral (balotaje). Ultimo sobreviviente de los enclaves políticos del coloradismo gracias a que ha prevalecido hasta ahora el miedo a la dispersión y la comodidad de una suerte de "termocefalos", postergando indefinidamente su reforma porque es más fácil y más cómodo.

Por el contrario, la hora presente exige juntar voluntades para extender los espacios de libertad, desenredar la madeja, terminar con la concentración del poder y la exclusividad de los políticos profesionales, arrasando con los diques que impiden la libre expresión de la soberanía popular.

La construcción de una nueva coalición supone la convergencia de personas, ideas y herramientas, reuniendo mayorías que incluyan a los millones que se han restado del ejercicio del sufragio, en especial a los jóvenes.

Condición sine qua non para llevar todo esto a la práctica es volver a convocar a los paraguayos que los mandaron para su casa después del golpe de estado de 1989, rompiendo el esquema veneciano de toma de decisiones que hasta ahora ha obedecido, con o sin razón, a esa vieja máxima del despotismo ilustrado que manda a hacer "todo por el pueblo, pero sin el pueblo".
 

Envíe sus comentarios o sugerencias a esta dirección de correo electrónico

(*) Las leyes normativas; Leyes que prohíben ruidos molestos y habilitan a entes a actuar:

La Ley 1.100/97: de la Prevención de la Polución Sonora. Prohíbe causar ruidos y sonidos molestos, así como vibraciones, cuando por intensidad
afecten la tranquilidad de la población.

El Código Sanitario: faculta al Ministerio de Salud a arbitrar medidas para disminuir las molestias públicas.

El Código Penal: señala que el ruido que puede dañar la salud podrá ser castigado hasta con cinco años de cárcel.

El Código Civil: prohíbe los ruidos que excedan la tolerancia de vecinos.


Google
 
Web www.infoluque.com.py