Primera Quincena de Abril/2007

Ahora bien, Fernando Lugo debe tener mucho cuidado con otros rasgos propios del neopopulismo latinoamericano. Al ser su contendor -un colorado, ya se habla de un sucesor- no sólo "un hijo" del neopopulismo, sino que también en cierta medida un hijo de las encuestas y de los medios de comunicación de masas, con programas financiados con el dinero de las hidroeléctricas, en donde no se habla del próximo Presidente República, se habla de  "el sucesor".  Esto abre un tipo de mediación con la población donde cada vez más se prescinde  de los partidos políticos.

El neo-populismo en esta región se caracteriza por el giro a la izquierda. (IV).

Neo-populismo, también en Paraguay.


l revisar esta esquemática definición del neopopulismo latinoamericano, sería un error pensar que éste es un fenómeno ausente en la política paraguaya. De hecho, en las elecciones municipales pasadas quedó en evidencia no sólo que el discurso "político" de los candidatos, muy cercano a las estrategias neopopulistas latinoamericanas, sino que éste a su vez logró una alta cuota de adhesión en la ciudadanía.

En la inauguración, se ilusionaron los estudiantes en regresar a "la casa", por lo menos los últimos días de la temporada lectiva, pero el local del Colegio Nacional de Luque no abrió sus puertas.

Faltaban algunos detalles para la entrega del emprendimiento.

El show de la inauguración, mientras tanto, formó parte de la campaña política colorada a favor del candidato oficialista a la intendencia. El Presidente Duarte Frutos en una breve alocución nombró al Dr. Raúl Karjallo (hoy intendente) su representante en Luque, mientras inauguraba el Colegio nacional, en una clara intervención populista en la política luqueña.

Por otra parte, a contar de las elecciones presidenciales pasadas, la forma de hacer política en Paraguay ha sufrido cambios de relevancia en dirección hacia un mayor acercamiento con las "necesidades de la gente".

En efecto, esto hizo avanzar el liderazgo de Fernando Lugo, que demostró en la marcha del 29 de marzo no necesitar mucho de las cúpulas partidarias. Las estructuras están en los partidos tradicionales, la gente esta con Fernando  Lugo.

 

 Este fenómeno tiene dos elementos cercanos al neopopulismo latinoamericano: un "notable distanciamiento de la máquina partidaria" y la preponderancia que han jugado tanto las encuestas como los medios de comunicación de masas, afines al Gobierno y que reciben financiamiento estatal.

Mientras los partidos y movimientos se sumaban a la convocatoria de la movilización para reclamar una justicia independiente, el Partido Patria Querida (PPQ) insistía en que la convocatoria tenia tinte electoralista, en un claro descreimiento de lo que logro Lugo.

El Partido Liberal Radical Autentico, se encuentra fragmentado en diferentes y distintos bloques que integran la Concertación, y resolvieron con sus respectivas cúpulas no formar parte de la organización del acto, aunque aclararon que eso no impide que los afiliados concurran si así lo desean.
 
El ala de la derecha política del liberalismo, aparte de perder un Senador que se declaro independiente y rompió con su partido, esta en desbandada, no encuentran la salida a la actual crisis político-economico que azota al país.  

Ante esta situación, la pregunta de fondo que cabe hacerse es la siguiente: ¿si ciertos rasgos del neopopulismo latinoamericano parecen ser efectivos en términos electorales, es conveniente tomar elementos prestados de dicha estrategia?

Formulado de otro modo: ¿ante una creciente sensación de desamparo y de inseguridad por parte de la sociedad, vale la pena levantar un liderazgo con rasgos neopopulistas?

El vicepresidente de la República Luis Castiglioni, anuncio que encabezará un proyecto electoral para la presidencia de la República "Esto no significa ningun rompimiento ni quiebre con el señor presidente al contrario voy a seguir cumpliendo con mi misión" 


Desde un comienzo, es preciso indicar que la anterior estrategia neopopulista de ayer no es sustentable en el día hoy. Esto no tanto por una suerte de agotamiento de dicho discurso, sino que más bien porque las condiciones del país han cambiado: el gobierno actual tiene un muy bajo nivel de popularidad y una mala evaluación ciudadana y además con una economía destrozada.

Bajo este escenario, la crítica neopopulista a las elites establecidas no tiene mucho asidero. No en vano, Nicanor Duarte Frutos quiere ser en cierta medida "un hijo" de Cháves, Kischner, Menem y Fujimori en el pasado, y esto juega en muchos sectores de la sociedad como una moneda fuerte.

¡Cuidado, Lugo! 

Ahora bien, Fernando Lugo debe tener mucho cuidado con otros rasgos propios del neopopulismo latinoamericano. Al ser su contendor -un colorado- no sólo "un hijo" del neopopulismo, sino que también en cierta medida un hijo de las encuestas y de los medios de comunicación de masas, con programas financiados con el dinero de las hidroeléctricas. Esto abre un tipo de mediación con la población donde cada vez se prescinde más de los partidos políticos.
 

No obstante, estos últimos siguen siendo una base de apoyo  fundamental para una campaña política y gobernar, ya que ellos no sólo ofrecen un sostén en el parlamento, sino que a su vez operan como importantes instituciones de reclutamiento de personal.

La mediana estabilidad y escasa gobernabilidad que ha logrado Paraguay en comparación a otras naciones latinoamericanas descansa en gran medida en una estructura de partidos fuertes y,  por lo tanto, hay que tener este logro en mente.

Pero también es cierto que los dos partidos, el Colorado y el Liberal han sido muy poco diestros en el logro de una mediación efectiva entre estado y sociedad, de modo que en esta campaña política Fernando Lugo debe mantener su carácter abierto y poco apegado a las camarillas políticas.

Acá es donde una vez más es preciso que su liderazgo pase de una fase espontánea a una de contenidos, ya que ésta es la única forma de que ella logre mantener su carisma a lo largo del tiempo. Para lograr esta tarea, el tema no es tanto quiénes ocuparán los cargos de gobierno.

La preocupación central debería ser más bien otra: el diseño de una línea de acción en torno al poder de la ciudadanía.  

Envíe sus comentarios o sugerencias a esta dirección de correo electrónico


Google
 
Web www.infoluque.com.py