El Tiempo Luque / Aeropuerto

Aumentar

Disminuir

tamaño
de texto

Sectores excluidos que justamente han creído en la seriedad del dialogo con el liberalismo que se inició con Fernando Lugo el año 2008, formalmente, esta vez ya no votaran por tradición familiar, que mi papá era de tal o cual partido, — como dice un poblador barrial — , una cosa ganó el pueblo paraguayo; 1º) saber de sus derechos; 2º) saber a quién votar; 3º) conocer quién es quién; y lo más importante 4º) saber quien estaba dentro de la olla que destapó Lugo.

Liberales; De golpe al poder (IV)


 

No son tan buenos cocineros... ¡¡había sido!!

La eliminación de las tradiciones democráticas y de renovación de esta misma en grupos sociales locales clasistas, serán un obstáculo para la aparición de nuevos movimientos de transformación.

La vieja clase política ha sido sustituida por un mezquino espectro de erudiciones e intereses independientes. Es asombroso que en nuestra América, donde en la actualidad no existe ningún potencial que no sea socialista, los guardianes de la ortodoxia social no vigilen la memoria cultural.

En este nuestro Paraguay se gasta mucho dinero en justificar la ideología de mercado neo — liberal, pese a la ausencia de una oposición amplia y organizada, no hablamos de golpistas, mafiosos ni patoteros, más bien de una derecha no querida por el pueblo, y no votada en las urnas, la derecha ha despojado el derecho de mandar dado por el pueblo a otros.

Los terratenientes, ganaderos y sus apologistas no acaban de creerse su buena suerte política. Temen el empuje en sentido contrario de una narrativa que no existe más que en recuerdos dispersos, proyectos aislados de renovación y las críticas de una minoría intelectual, y que no tiene una encarnación política.

Hasta ahora se han inaugurado obras monumentales con gran pompa por el Gobierno como propias. En Luque, el moderno edificio de Juzgado de Primera Instancia dependiente del Poder Judicial fue inaugurado oficialmente en la quinta compañía, Jaguareté Korá. El valor de la obra supera los G. 25.000 millones, con la presencia del Dr. Federico Franco (PLRA), la del representante de las Naciones Unidas, Lorenzo Giménez de Ruiz; los ministros Sindulfo Blanco y Víctor Núñez; el intendente César Meza Bría (PLRA), en este caso el rédito es de Meza Bría, y diez años de gestión invertidos en el proyecto.

La otra obra luqueña es la Inauguraron de las 125 hectáreas del nuevo Parque Guazú Metropolitano. El Dr. Franco dijo que la habilitación del espacio es una muestra de la armonía entre autoridades. Fue un acto en el Día de la Primavera.

Estas obras y muchas otras en el interior del país los neo — liberales se han adjudicado a más de imponer sus candidatos, ahuyentando a su electorado, que está dispuesto a negociar y ceder una parte, que ya lo ha hecho al aceptar las listas sabana.

No acepta la jerarquía establecida del poder y la riqueza. Su calma y su contención enfurecen a sus adversarios, que son demasiado estúpidos para comprender su exquisita defensa del orden democrático. Esto preocupa a su propio partido, el Liberal, que es incapaz de desarrollar un nuevo proyecto para el país y obligando a seguir a un presidente al que muchos consideran demasiado despegado y lejano de la atribulada alma de los demócratas.

Es así como en el Frente Guazú ha modernizado en parte su tradición socialista. Pero están tan empeñados en dominar la rutina política que rechazan muchos elementos del pathos secular del socialismo, que para la escuela filosófica del estoicismo, la apatía es la condición que libera al hombre totalmente del pathos, voz griega que significa sufrimiento y pasión.

El origen del estoicismo proviene de los cínicos, quienes proclamaban que el bien no está en los objetos externos, sino en la condición del alma en sí misma, en la sabiduría y el dominio, mediante los cuales una persona se libera de la emoción, la pasión, el deseo y el placer.

Los recientes movimientos de protesta dirigidos por los jóvenes del Frente Guazú son admirables, y valientes ante las golpizas de la policía, pero las protestas no van a darles forzosamente un proyecto más amplio a largo plazo. El techo está temblando. No sabemos si se va a caer o si va a salir volando. Solo sabemos que algo malo puede pasar. Es sorprendente que nos “sorprenda” Zacarías Irún, en las internas coloradas al limpiar sus listas sabanas al interior de su movimiento. Es lo que ven los luqueños en la gran olla en que se prepara el cocido. La única solución es que el cocido les salga aguado, para lograrlo hay que cuidar los votos.

A cuidar los votos, porque la transparencia prometida por la OEA tendrá dificultades. En una conversación en los pasillos del centro operativo de las Naciones Unidas, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza (chileno), señaló que la misión electoral al Paraguay depende presupuestariamente de los aportes que hagan los países interesados en dicha observación.

Consultado sobre los supuestos problemas de presupuesto para el envío de las misiones, Insulza indicó que hubo una mala información respecto al número de observadores que serían destinados a Paraguay. "Es que no sé si fue aquí (por Paraguay) o en Honduras donde se dijo que se enviarían 5.000 observadores. Nunca enviamos ese número de gente, mandamos entre 30 y 50. Creo que eso pudo haber creado una confusión", expresó Insulza.

En el otro lado están quienes dicen querer cambiarlo todo, para no cambiar nada, quienes sólo se quejan para buscar los preciados acuerdos. Se cuenta que al ver la candidatura de Javier Zacarias Irún en Luque, llenar con más de seis mil personas la seccional Nº 1, los luqueños se sintieron "sorprendidos sorprendentemente" al ver el arrastre de este colorado, es como recordarse del relato "Cándido o el Optimismo", de Leibniz acerca del mundo que creó Dios. Se miran autocomplacientes con la propuesta.

Cuando le preguntan "¿Qué es el optimismo? responde: "¿No es sino el empeño de sostener que todo es magnífico cuanto todo es pésimo?.

Sin embargo, a pesar de este candidato llevar la punta, las enseñanzas que recibe de las multitudes se resume en una frase de quienes dicen ser sus amigos: "...trabajemos sin razonar, es el único modo de que la vida se haga soportable". Es evidente que esta fórmula de hacer política tiene estas aristas;

1). — Mucho más claros, y formando parte de otra disposición, nos parecen los argumentos del naciente Paraguay pos dictadura, los que buscan centrar la discusión en el camino de nuestro país hacia la innovación tecnológica, abriendo las puertas a la similla transgénica, o en la mayor participación del trabajador, con la nueva ley de Mypimes, vetada por Lugo y ratificada por el Congreso.

En este sentido, cuando Lugo les dijo no a la Ley de MyPimes, por considerarla esclavista en donde el trabajador no tiene ninguna esperanza de desarrollo, los liberales dijeron "si va la ley de MyPimes", dejando a los trabajadores a la altura de los mas mal pagados en América latina.

2). — Con este Gobierno impuesto a la fuerza, lo plantean en el marco de un mal necesario en el cambio de los estilos de construir y hacer política, el viejo estilo de Pinochet, la derecha busca aislar al país, pero, esta vez sin violencia, si nadie me ve hago lo que quiero, todo lo cual el pueblo trabajador les pasará la factura en estas elecciones, y ellos lo saben, esa es la razón por la cual, los acuerdos de cúpulas es más alentador.

Es evidente que la nueva ecuación ha de incorporar otras variables, pero esa actitud de diálogo o "conversación", como prefieran llamarla, es muchísimo más productiva que el centrar los esfuerzos en el cambio o no de un ministro, o en llamar al orden, o develar el alma del sentir liberal. Eso tendría sentido si se tratara de la piedra de tope para el impulso del diálogo, y no nos parece que ninguno de los que proponen esos tipos de medidas lo crea así.

Nuestra historia nos enseña que en esta conversación se necesitan todos los Liberales, por eso también nos parece sana la disposición de quienes piden rectificar un modelo o ecuación, pues estas rectificaciones buscan formar parte de una misma disposición para enfrentar de manera dialogante los desafíos y problemas del Paraguay actual. Descalificarlos a priori, tampoco es el camino.

3). — El neo — liberalismo nos enfrenta a una realidad, hay temas planteados urgentes y directamente, como el de la carga impositiva, al asumir el ministro de hacienda dijo; "...la soja no pagará impuesto" o la flexibilidad laboral, o la negociación colectiva, que es mejor discutirlos directamente que utilizarlos como recursos para descalificar, sobre todo cuando las propuestas propias no difieren tanto de las otras, las de quienes creen que todo está bien.

Siempre es mejor decir las cosas. Es fácil plantear que "...el neoliberalismo está en retroceso" para así descalificar como neoliberales a otros. El problema es la ecuación que se propone es que el neo — liberalismo es uno economía fracasada en el mundo. Cuando no quieren debatir las cúpulas, se aferran al poder, e imponen sus ideas, hemos de entender que se trata de un "trabajo" en el sentido de Cándido.

Esto nos preocupa más aun cuando la propuesta resultante es alguna forma de pacto político, "tregua" u otros "trabajos" varios, que no enfrentan la conversación en función de las grandes transformaciones que nuestro país requiere.

En este marco, nos parece a lo menos poco claro que la ecuación termine sólo como una propuesta de acuerdos entre los partidos, o acerca del "rol del parlamento comerciante", cuando nada dicen respecto a lograr el término del sistema listas sabana, o lista “frazada” como lo menciona Luis Alberto Wagner, ni de incorporar a sectores con un peso social mucho mayor que el de varios de los actores que participan de estas cartas y manifiestos.

Sectores excluidos que justamente han creído en la seriedad del dialogo con el liberalismo que se inició con Fernando Lugo el año 2008, formalmente, esta vez ya no votaran por tradición familiar, que mi papá era de tal o cual partido, — como dice un poblador barrial — , una cosa ganó el pueblo paraguayo; 1º) saber de sus derechos; 2º) saber a quién votar; 3º) conocer quién es quién; y lo más importante 4º) saber quien estaba dentro de la olla que destapó Lugo. Y lo que Lugo les enseño fue aún mucho más doloroso aún, conocieron la traición en su real dimensión y a sus enemigos.

Hay algo más fuera de los estrechos márgenes de los que creen que todo está bien, para quienes todo crítico es su enemigo, y de aquellos que se dan el "trabajo" de criticar pero sin acometer conversaciones y caminos de diálogo que puedan cambiar el estado de las cosas. Probablemente ese tendrá que ser el primer desafío de Paraguay. Se requieren propuestas de fondo, cambios en los ejes del diálogo, que incluyan el cumplimiento de los compromisos adquiridos.

Octubre 2012.-
 



a.

Envíe sus comentarios o sugerencias a