El Tiempo Luque / Aeropuerto

Aumentar

Disminuir

tamaño
de texto

Política y partidos "políticos". Las Juntas Vecinales y el ciudadano van más rápido y más al fondo que los partidos, razón por la cual creemos que los partidos políticos tradicionales, están por desaparecer. Es una suerte de democracia ateniense que se vive a través de los medios de comunicación abierta. Surgen además, como ocurrió en Paraguay en los 90, las “radios libres”, los canales de TV cable que llegan al barrio, realidades a las que los medios institucionalizados, y los propios políticos, se ven obligados a abarcar también y convivir e incluso interactuar con ellos.  

La nueva percepción y realidad, político-social (I).


 

Bicentenario +1 = La nueva realidad

Hay, en todas partes, un profundo cambio en la percepción de la ciudadanía sobre la representación política, el papel de los partidos, el rol de los Concejales y en especial la del presidente de la Junta Municipal de Luque, Sr. Manuel Moriñigo, quien confunde la interna partidaria de su partido, con el alto cargo que está ocupando. Desde el sillón de la presidencia de la Junta Municipal, concedido por Colorados y Liberales efrainistas, denuncia a ocasionales partidarios de Blas Llano, en donde su candidato, Efraín Alegre perdiera en el muestreo de las "urnas delibery" del 1 de abril pasado, en el orden de preferencias.

En este contexto el presidente de la Junta Municipal, Manuel Moriñigo (PLRA), acusó al Director de la Unidad Operativa de Contrataciones (UOC), abogado Carlos Rojas, de amañar los llamados a licitación para que cinco empresas "amigas" se adjudiquen los trabajos encarados por la comuna. Esta situación retrasa los proyectos de mejoramiento vial, expresó.

Al avivar la lumbre, con los pobladores y moverla con la badila, encontramos que el calor que se refleja sobre el tema denunciado por Moriñigo, se fue enfriando hasta quedar convertida en una centella de denuncias, dejando en la nebulosa situaciones que él, es muy posible que ignore, pretendiendo confundir un asunto y haciendo más difícil el buen éxito, que no sería para la administración del intendente César Meza Bría (PLRA), sino que "el éxito es directamente de las "Juntas Vecinales" que alcanzan excelentes niveles de dinamismo en sus barrios.

Moriñigo acusa de "no ejecutarse obras viales de importancia, la denuncia la hace desde la mesa y como presidente de la Junta Municipal de Luque, durante la plenaria de la Junta.

Lo que investigamos nosotros es que, en realidad fueron adjudicadas 22 empresas, tan solo que algunas en un afán, de ganar los trabajos, se apersonaron, ante las sesenta juntas vecinales, por separado a ofrecer una infinidad de excepciones, como ser “…la zanja en cada uno de los lados de la calle para recibir las aguas llovedizas” o “…la bajadita para la entrada del vehículo” eso, "si eran considerados en el trabajo", algo totalmente novedoso y legitimo en una sociedad de mercado abierto como el nuestro.

Algunas comisiones vecinales, nos contaron top- secret, demandando resguardarse en el anonimato. Que ya “con el dinero en la mano, optaron por contratar los servicios de estas empresas”, es de esperar no tener que ver medias calzadas en el futuro.

Pero; ¿Que ve el Director de la Unidad Operativa de Contrataciones (UOC), abogado Carlos Rojas al preferir una empresa?, 1º que cuente con la capacidad instalada para la ejecución de la obra. 2º Que las empresas cumplan los requisitos legales con el Estado y con los trabajadores. 3º Que den cumplimiento al día de entrega de las obras.

Así, el ciudadano poblador evita ver un triste espectáculo, como ser; ver al trabajador calzando y no vistiendo "tenida de playa", con una pala manual, a pleno sol nivelando una calle, en vez de ver una maquinaria la que haga el trabajo, con trabajadores bien plantados.

Política y partidos "políticos"

Así, con esta política, que es la propia de la representación del sistema de partidos que ya no es entregada solamente a éstos, porque se ha producido una diversificación de actores que les disputan e incluso, las Juntas Vecinales los superan en la tarea de expresar sus necesidades, inquietudes y problemas que aquejan a los grupos sociales, núcleos familiares y personas.

En esto los neoliberales no coinciden con los objetivos en que los núcleos de personas actúan sólo por su propio interés, pero comparten el atribuir al universo la mayor imperfección posible, en el objetivo sobre la inviabilidad de la cooperación entre los núcleos de personas. La política neoliberal que sustenta el senador Efraín Alegre y sus seguidores, de querer privatizarlo todo, aún creen que los núcleos de personas no pueden cooperar, porque al hacerlo desaparece el eje de los pensantes, es positivo que unos trabajen y ellos hacerlos trabajar, para la consecución de sus intereses y objetivos, esa política viene de vuelta en los países vecinos, y que a nosotros nos quieren “pegar la ida”. .

Es cuando emergen, por un lado las "Urnas delivery" que define a los "partidos", y por el otro lado la "política" y colectivos ciudadanos agrupados en torno a los más variopintos intereses y vocaciones, junto a grupos inorgánicos pero muy activos de vecinos en torno a problemas puntuales y, en general, una movilización social para ocuparse de los problemas y exigir derechos.

En Paraguay esta nueva relación de la gente con el poder, nace por tres causas complementarias:

a) El cierre de los espacios de expresión política y comunicacional durante la dictadura y gobiernos autoritarios, finalizado recién en este Gobierno de Lugo y en línea de extinción, prohibidos los partidos y censurada la prensa, obligó a las personas a buscar formas propias de organizarse y generar capacidades endógenas de análisis de la realidad y de expresión de sus problemas y necesidades, desconfiando sistemáticamente de la autoridad, eso quedo en el ciudadano.

Y también no se esfumo de los partidos políticos, en sus dirigentes quedó esta desconfianza imbuida y se refleja hasta hoy en una bajísima –en algunos casos algo injusta- estimación ciudadana por el desempeño de la autoridad y de los políticos.

Esta es la situación que se da con el presidente de la Junta Municipal de Luque, quien en esta situación lo sorprendemos pateando la puerta del Tribunal Electoral Independiente (TEI) de su partido (PLRA), que, de esa forma quería hacerse entender ante la ciudadanía que el movimiento ganador el día de las "urnas delivery" era Efraín Alegre.

Esta dicotomía de Moriñigo, de querer hacer llegar la interna del PLRA a la Junta Municipal de Luque, también se encuentra en sociedades que aunque no han tenido dictaduras, el sistema político no ha sido capaz de canalizar y resolver los problemas de la gente, sin llegar a escándalos. ¿Es necesario llegar a un escándalo para resolver los problemas de la gente?

b) La incapacidad de los partidos, una vez recuperada la democracia, para abrirse a estas expresiones ciudadanas e incorporarlas en su trabajo cotidiano, venciendo la desconfianza. Ha existido objetivamente en un cierre corporativo en los partidos, constituyéndose en especies de clubes de iniciados de "niños de mala crianza", que estallan en llanto si no le dan lo que quieren, son los mismos rostros que se repiten a lo largo de los años, en Luque como en Asunción, y para los que el ejercicio del poder -independientemente de que lo hayan hecho bien o no- pasa a ser una especie de patrimonio perpetuo que se reparte entre los cófrades.

La “movilidad política” al interior de los partidos ha sido escasa, y para los pocos actores nuevos que lo consiguen, la única forma de emerger y situarse es la adhesión a la nomenclatura, o transformarse en outsiders contestatarios per se, lo que atenta contra la idea misma del partido político.

c) La mayor cobertura que los medios de comunicación -especialmente la televisión- dan a los problemas concretos cotidianos de la gente a nivel micro, unida al surgimiento del Internet, sin dudas democratizan cada vez más la comunicación pública. Esta amplia visibilidad de la problemática social más impactante, junto a la apertura de espacios de expresión en los medios para que las personas comunes y corrientes canalicen sus opiniones, exijan soluciones e incluso expresen sus iras y frustraciones, produce un fenómeno de prescindencia de la intermediación.

Las Juntas Vecinales y el ciudadano van más rápido y más al fondo que los partidos. Es una suerte de democracia ateniense que se vive a través de los medios de comunicación abierta. Surgen además, como ocurrió en Paraguay en los 90, las “radios libres”, los canales de TV cable que llegan al barrio, realidades a las que los medios institucionalizados, y los propios políticos, se ven obligados a abarcar también y convivir e incluso interactuar con ellos.

Por otra parte, el efecto demostración, y el agravio comparativo consiguiente, que se produce debido a la amplia información ciudadana originada por la masificación de la TV y el crecimiento del cable y la Internet, han generado una revolución de las expectativas sociales.

La publicidad y la farándula de la TV, al borde de la pornografía inunda los hogares más humildes con propuestas inalcanzables y difunde paradigmas estéticos y de bienestar económico claramente discriminatorios e irritantes, imposibles de resolver en el corto plazo, por lo que generan un sentimiento de impotencia en la mayoría de la población, especialmente en los sectores más carenciados o con menos oportunidades.

Ante esta nueva percepción y realidad, político-social, junto a los show de nuestros Concejales a más de las demandas “clásicas”, se ha instalado con mucha mayor fuerza que en el pasado, y de manera irreversible, la demanda por la dignidad en el trabajo y trato igualitario, es decir, por el respeto a la ciudadanía, que los mira por esa misma TV que mira la farándula picaresca.

Ya no se trata sólo de pedir soluciones a problemas materiales, sino de exigir trato igualitario. La sensación de ser siempre postergado, de que los “enchufados” siempre se saltan la fila y los tiempos de espera, de que no todos llevan la misma carga, está ya muy arraigada. La idea es que los privilegiados son los que están en el poder, digan lo que digan, incluyendo en esto a los políticos.

A ello han contribuido, sin dudas, los propios políticos, a quienes se elige para que defiendan los derechos de las personas y en cambio se les ve muchas veces preocupados de temas ajenos a la cotidianidad ciudadana y disfrutando ostensiblemente de los beneficios y privilegios que da el poder. Política y partidos, una nueva realidad.

(Proxima nota; Política y partidos "políticos" )

Abril 2012.-
 



(*) .

Envíe sus comentarios o sugerencias a