El Tiempo Luque / Aeropuerto

Aumentar

Disminuir

tamaño
de texto

Ahora estamos más grandes; nos costó asumir la edad; -decía su director por la 99.5 FM Hugo Segovia- la mayoría tenemos hijos y el sentido de pertenencia se ha hecho patente. Pero ahora creemos que nos merecemos un espacio, y que desde nuestra experiencia personal tenemos mucho que aportar. Y nos vamos a subir al escenario. Y desde allí vamos a actuar. No somos prejuiciosos y como hemos sobrevivido gestionando nuestros propios proyectos no le tememos a los desafíos nuevos. Tenemos entusiasmo y ansias y vamos a ser escuchados en serio; traemos energía nueva, somos pluralistas. Sabemos que engrandecer al país y la ciudad donde decidimos quedarnos, construyendo nuestras familias exige que aportemos: ideas basadas en el derecho, proyectos en el esfuerzo propio, no medramos a costa del prestigio ajeno.

Dejaron en el acta de la sesión, este desatino.


 

En estos días el presidente de la Junta Municipal de la Ciudad de Fernando de la Mora, Juan Francisco Rivera, llamó a una "sesión reservada" tras negarse a entregar públicamente un informe del primer cuatrimestre en Fernando de la Mora, e impidió la entrada a Mariano López, periodista del departamento de prensa de la Radio 99.5 FM. La 99.5 FM con sus ondas cubre el Departamento Central, entregando informaciones desde las salas de sesiones de las ciudades que componen el departamento.

Si revisamos los “grandes temas” sociales y culturales que han ido instalándose entre nosotros, podemos observar que éstos no han sido, precisamente, aquellos que se esperarían en un país que va adentrándose en el sistema democrático, y que ha dejado atrás otro régimen dictatorial: impunidad, derechos humanos, pobreza, exclusión, medio ambiente, salud, educación, vivienda, y un abultado legajo de temas que resolver.

Que por el contrario, los medios de comunicación masivos, prensa radio y televisión, y los periodistas que trabajan en estos, actuando como un soterrado “bloque de oposición”, y han impuesto otro itinerario. Una agenda que, casualmente, coincide punto por punto, con los de intereses políticos y económicos de la ciudadanía, ligada al antiguo sistema de corrupciones ya conocido por los paraguayos. Así, lo mediáticamente relevante ha sido: la delincuencia y la seguridad ciudadana, la corrupción de la función pública y cualquier escándalo o fracaso de faldas oficialistas del momento.

Es de lamentar que, hasta la fecha, las políticas culturales de los distintos gobiernos, ciegos al mundo de los medios de comunicación, como lo dejo demostrado la Junta Municipal de Fernando de la Mora al negar un derecho constitucional al periodista de la 99.5 FM, sólo haya privilegiado demagógicamente el folcklorismo de postal, las retóricas de museo y los carnavales bulliciosos.

Cuando en el mundo se impone la voraz hiperindustrialización de la cultura, la Junta Municipal de Fernando de la Mora, con su tradicional provincianismo, sigue sumido en la dictadura de sus propios miedos y prejuicios a los cuales tiene la desvergüenza de llamarles a sesión reservada a los concejales, expulsando del recinto a periodistas que no son de su agrado. ¿Ignorará el Sr. Juan Francisco Rivera, presidente de la Junta que en la época strosnista se hacía esto, y que hoy, la Ley Orgánica Municipal se lo prohíbe?.

¿Que descubrió Mariano López?, en la ejecución presupuestaria del cuatrimestre que se le prohibió la entrada al recinto. Un joven periodista nacido al finalizar la dictadura, una época convulsionada que vivió en carne propia su jefe de prensa, Hugo Segovia años atrás, experimentado, y sabiendo perfectamente cuáles eran las urgencias sociales y políticas del Paraguay de finales del siglo pasado.

López creció consciente de lo que había ocurrido con la prensa con las prepotencias de los "pirague", matones que sembraban el terror en los medios de comunicación que se oponían a las arbitrariedades de los mandamases.

Ley Orgánica Municipal

Cap. IV.- Participación Ciudadana en las Sesiones Plenarias de las Juntas Municipales.

Art. 70. Carácter Público de las Sesiones de las Juntas Municipales. Las sesiones plenarias de las Juntas Municipales serán de carácter público.

Art. 71. Publicidad de los Órdenes del Día. Las Presidencias de las Juntas Municipales deberán hacer públicas sus órdenes del día como mínimo veinticuatro horas antes de la sesión plenaria, salvo en los casos de sesiones extraordinarias urgentes, lo cual deberá ser comunicado con doce horas de anticipación.

 
Cuando llegó la democracia entendió rápidamente que las prioridades de la democracia eran reconstruir una institucionalidad republicana; pero a veces parecía que esa tarea podía colapsar en cualquier momento. “En la medida de lo posible”. Nunca una frase dicha por un Presidente de la República ha reflejado mejor una época. "Cuando tienes 18 años y toda la vida por delante crees que el mundo gira a tu alrededor pero cuando por todos lados y en todas las conversaciones el lema en la medida de lo posible se instaura, te das cuenta que es mejor callar; aprendes que las prioridades no necesariamente pasan por ti y que las urgencias se centran en cosas que son de vida o muerte".

Esto le pasó a nuestra generación, y probablemente a su actual jefe: como no pudimos expresarnos socialmente tomamos otros caminos. Armamos grupos cerrados de amigos donde la lealtad era hasta el final; bailamos desaforadamente hasta quedar agotados y aprendimos que nadie iba a hacer nada por nosotros; asumimos el libre mercado y nos lanzamos en busca de la felicidad.

Fuimos una generación intermedia, más espectadores que protagonistas y quedamos entre los jóvenes que derrocaron a personajes como los que ahora en democracia aparecen de cuando en cuando y la posterior, bastante más desprendida que la nuestra. Crecimos acostumbrados a no molestar, a postergar nuestras reivindicaciones y a hacer de pequeñas historias personales hazañas generacionales.

Notamos cómo, en términos generales, los sucesivos gobiernos, han sido “mediáticamente vulnerables”, al punto de corregir sus políticas según los dictados de la prensa y los estados de opinión generados por ésta. El resultado está a la vista: ayunos de medios de comunicación, es tal el desprestigio que recae sobre todo reclamo político, el gobierno y toda forma de pensamiento de avanzada que en el Paraguay actual existe un clima hostil y adverso a cualquier pretensión de profundizar la democracia.

Cuando Descartes (*) escribió acerca del sentido común, en el buen sentido es lo que mejor repartido está entre todo el mundo, pues cada cual piensa que posee tan buena provisión de él, que aun los más descontentadizos respecto a cualquier otra cosa, no suelen apetecer más del que ya tienen.

En lo cual no es verosímil que todos se engañen, sino que más bien esto demuestra que la facultad de juzgar y distinguir lo verdadero de lo falso, que es propiamente lo que llamamos buen sentido o razón, es naturalmente igual en todos los hombres; y, por lo tanto, que la diversidad de nuestras opiniones no proviene de que unos sean más razonables que otros, sino tan sólo de que dirigimos nuestros pensamientos por derroteros diferentes y no consideramos las mismas cosas.

No basta, en efecto, tener el ingenio bueno; lo principal es aplicarlo bien. Las almas más grandes son capaces de los mayores vicios, como de las mayores virtudes; y los que andan muy despacio pueden llegar mucho más lejos, si van siempre por el camino recto, que los que corren, pero se apartan de él.

Ahora estamos más grandes; nos costó asumir la edad; -decía Hugo Segovia, director de la 99.5 FM - la mayoría tenemos hijos y el sentido de pertenencia se ha hecho patente. Pero ahora creemos que nos merecemos un espacio, y que desde nuestra experiencia personal tenemos mucho que aportar. Y nos vamos a subir al escenario. Y desde allí vamos a actuar. No somos prejuiciosos y como hemos sobrevivido gestionando nuestros propios proyectos no le tememos a los desafíos nuevos.

Tenemos entusiasmo y ansias y vamos a ser escuchados en serio; traemos energía nueva, somos pluralistas. Sabemos que engrandecer al país y la ciudad donde decidimos quedarnos, construyendo nuestras familias exige que aportemos: ideas basadas en el derecho, proyectos en el esfuerzo propio, no medramos a costa del prestigio ajeno.

Estamos para quedarnos y para hacernos cargo. Asumiremos los desafíos y dilemas que nuestros líderes y conductores enfrentaron de manera real: la humanización del capitalismo, cada actor con voz propia conectado en red, un planeta medioambientalmente desgastado, la identidad y la integración en el Bicentenario, la innovación como eje del desarrollo, la diversidad como nuevo valor libertario. No lo olviden: somos la generación que va a permitirse una prensa libre, lo que no va a permitirse es que nos nieguen ese derecho. Vamos a defender con nuestras ideas el derecho a la libertad de expresión, pero no sólo la de los dueños momentáneos de los cargos públicos.

julio 2011.-
 



(*) Fragmento "Discurso del Método" Descartes.

Envíe sus comentarios o sugerencias a