El Tiempo Luque / Aeropuerto

Aumentar

Disminuir

tamaño
de texto

La delincuencia en Paraguay se hace insostenible a nivel nacional. Pero en donde se hace advero este mal, es en las Compañías de las ciudades del Departamento Central. La puerta giratoria, llaman los juristas al sistema judicial. La policía detiene al delincuente y al no haber querellante queda a las horas en libertad, para que esto no suceda se deben eliminar las libertades condicionales a los procesados permitidas por ley, imponer condenas más largas, o aplicar prisión perpetua a los transgresores, se debe... -¡¡Sí!! Tienen razón los señores juristas, lo que ignoran es que este fenómeno de la delincuencia se debe a las desigualdades sociales, que en Paraguay son abismales.

Las redes sociales denuncian lo que compromete a las elites.


 

Celebraciones del Bicentenario despertaron al ciudadano

Queremos que se nos informe claramente cómo pretenden “solucionar los problemas reales de la gente” y, al mismo tiempo, mantener la regla del superávit estructural, no cobrar impuestos a las grandes empresas sojeras y cárnicas que han tenido una ganancia neta de 900 millones de dólares este último año. Esta operación no ha dejado un solo dólar al Estado en concepto de impuestos, otorgándoles franquicias tributarias y permitiéndoles la extracción gratuita de todas nuestras riquezas básicas.

Tanto se ha manoseado esta la frase que ya suena ridícula. Pero, lo que no es ridículo es que verdaderamente tenemos muchos problemas y que la “gente” está fastidiada y exigiendo un programa de soluciones para los próximos años, especialmente ahora que somos incluso algo más que los españoles de América Latina, con los progresos obtenidos de Itaipú en materia monetaria.

Después de las últimas elecciones municipales, la clase política habrá entendido que cada vez “la gente” se atreve más a participar y opinar, se siente más libre. Es de destacar la nueva participación de los jóvenes que, dadas la ausencia de participación, e incluso la obstaculización de los dirigentes de los partidos de la Concertación a su militancia, ya están encontrando otros canales de expresión, como pudimos verlo en los foros de discusión en las celebraciones del Bicentenario, donde había en distintas instancias más de 10.000 de ellos. Además, un alto porcentaje de la ciudadanía ya busca otras representaciones políticas, aún cuando el sistema de listas cerradas (sabanas) les impida tener la voz que deberían tener.

Debido a este despertar de la “gente”, y como tanto nos han hablado de las cuentas claras y los equilibrios macroeconómicos, ya tenemos el conocimiento para exigir que las promesas de los próximos candidatos vengan firmadas, financiadas y con el itinerario que éstas van a tener para su aprobación en el Congreso Nacional. Por lo pronto, y antes de empezar a conversar, exigimos se informe transparentemente, a través de los sitios web de redes sociales, acerca de la forma en que votan los diferentes parlamentarios, según partido político, cada proyecto y cuáles de éstos son presentados con urgencia o sin urgencia por el Ejecutivo.

Pero, básicamente, queremos que se nos informe claramente cómo pretenden “solucionar los problemas reales de la gente” y, al mismo tiempo, mantener la regla del superávit estructural, aprobar la Ley de la Renta personal (somos el único país en el mundo que no tributa renta personal) que pasa con hacer pagar impuestos a las grandes empresas, persistir en otorgarles franquicias tributarias ni permitirles la extracción gratuita de todas nuestras riquezas básicas, muchas de ellas no renovables, como minerales, madereras y pesca de todo tipo.

Si la “solución a los problemas de la gente” no es sólo una consigna publicitaria, debemos pensar, necesariamente, en las acciones que debemos emprender para lograrlo y la forma de financiarlas.

Un ejemplo claro de muestra pacifica es la española. El Partido Obrero Español en las últimas elecciones cayó en diez puntos por debajo del centro derecha español, el Partido Popular, ganador absoluto en las elecciones.

Mientras "los indignados" de la Internet por miles acampan en las plazas españolas, por una España republicana, estos dos partidos prometen cambios estructurales históricos.

En un mundo mediatizado, donde el medio más pequeño tiene un interes económico, las redes sociales denuncian lo que compromete los intereses de las elites. En Paraguay ya se están escuchando voces disonantes en la WEB.


La delincuencia

La delincuencia en Paraguay se hace insostenible a nivel nacional. Pero en donde se hace advero este mal, es en las Compañías de las ciudades del Departamento Central. La puerta giratoria, llaman los juristas al sistema. La policía detiene al delincuente y al no haber querellante queda a las horas en libertad, para que esto no suceda se deben eliminar las libertades condicionales a los procesados permitidas por ley, imponer condenas más largas, o aplicar prisión perpetua a los transgresores, se debe... -¡¡Sí!! Quizás tengan razón los señores juristas, lo que ignoran es que este fenómeno de la delincuencia se debe a las desigualdades sociales, que en Paraguay son abismales.

Independientemente del programa que se tenga, de mayor o menor represión, hay que tener establecimientos de encierro y se requiere una gran cantidad de metros cuadrados para “terminar con la puerta giratoria”. La única forma alternativa de bajar estos costos sería amurallar las "villas hule" que circunvalan Luque, y las poblaciones populares en la que se supone, se incuba la delincuencia, que mediante un sistema de APARTHEID se controlara a los pobladores para defender de éstos a la “gente buena” de los barrios de mayores ingresos.

Si al contrario se piensa en una eliminación de la delincuencia, por la vía de atacar sus causas, todos sabemos que se requiere:

1. proporcionar empleo a los jóvenes.

2. promover igualdad de oportunidades entre los hijos de los quintiles de mayores ingresos y los de menores.

3. estimular el deporte gratuito en los niños en sus colegios y lugares de vivienda.

4. mejorar los espacios públicos de las poblaciones populares con lugares de recreación, entretenimiento y actividades deportivas.

5. promover actividades sanas para la juventud, que facilite su participación en organizaciones sociales y partidos políticos.

6. mejorar la calidad de las viviendas sociales, que dejen de ser de cartón y hule.

7. planificar la educación de manera que los oficios o profesiones sean coherentes con las nuevas fuentes de trabajo que el sistema está creando.

8. mejorar la calidad de la educación de los hijos de los sectores de menores ingresos para que cuenten con las herramientas para competir en el mercado laboral. Por lo menos, imponer mayores exigencias a los sostenedores de las escuelas municipales o subvencionadas, que estas pasen a ser municipales.

9. algo que no requiere ingresos adicionales al Estado: intentar que las instituciones emblemáticas para la sociedad y los jóvenes, es decir: clase política, la Iglesia favorezcan la esperanza, actuando con probidad, austeridad, sinceridad y transparencia para constituirse en ejemplos para la juventud.

Para todo esto, archiconocido y archiprometido, y otras acciones similares, se requieren recursos financieros y no es posible realizarlo sin aumentar los Ingresos del Estado, por eso decimos; “No es posible que el sector que más gana en Paraguay, no pague impuestos”, a) el impuesto a la Renta Personal b) empresas sojeras y cárnicas, que han tenido pingues ganancias (U$S 900 millones).

El desempleo

No es posible pensar que se podrá aumentar el empleo en Paraguay por la vía de suministrar ocupaciones de emergencia a través de las municipalidades o de rebajar el salario mínimo por debajo de los G. 1.600.000, para que los empresarios despidan al trabajador contratado por G.1.000.000 y lo reemplacen por dos de G. 500 mil. Tampoco se puede obligar a las empresas que están modernizándose para eliminar mano de obra, a contratar por caridad o conciencia social, más personal.

Es necesario informar a la ciudadanía de las causas reales del desempleo, porque no se nos explica que:

1. la industria manufacturera en Paraguay ha dejado de crear empleo, porque, al igual que el resto del mundo, ha externalizado el trabajo fabril a países que le brindan mayores ganancias, y sin mayores obstáculos. Uno de los mayores problemas que tienen nuestros empresarios es la salida de nuestros productos hacia otros continentes, debido a nuestra mediterraneidad, esto es les anima a emigrar hacia Argentina, además de pagar menos en mano de obra y sin leyes laborales muy rígidas, con funcionarios corruptos, -perdón-, vulnerables.

En este sentido el Mercosur bien poco ha servido a mejorar el intercambio comercial paraguayo con otros países. A finales del año 2010 por un conflicto de intereses sindicales en la Argentina quedaron varados 8.000 (ocho mil) contenedores con destino a Asunción, ante esto, el Gobierno Argentino se lavo las manos diciendo que; "son problemas sindicales".

2. la industria sojera y la ganadera en general generan muy poco empleo, la primera es mecanizada y la segunda no necesita mayores cuidados, la crianza es a campo abierto. Recordemos, un país como Paraguay, donde “el invierno dura dos días, miércoles y jueves”.

3. las actividades que se abren con los tratados, como la posibilidad de ser plataforma de servicios de América Latina (financieras, de servicio, comercio) por su ubicación mediterránea, no son grandes generadoras de empleo y el que requieren es altamente especializado.

4. la empresa, a nivel mundial, está sufriendo un profundo y acelerado proceso de modernización, e informatización, uno de cuyos objetivos es disminuir la mano de obra y precarizar al máximo el mercado laboral para externalizar los costos laborales y de esta manera “ser más competitiva”. Para el sistema capitalista cualquier fórmula que le permita mantener activo su dinero, es válido. Es la Economía Social de Mercado, en Paraguay se aplica la Economía de Mercado, lo Social lo dejan "para más adelante".

Esta realidad no se reconoce públicamente, porque conduciría a que el Estado asuma estar en conocimiento de lo que ocurre en Paraguay en relación al mercado laboral, es tanto así que en el mundo, y es de tanta profundidad y magnitud que equivale a una segunda revolución industrial, donde ya no hay que insistir en revivir las formas antiguas de producción, sino regular, fiscalizar, proteger y acompañar a los sectores excluidos en el proceso de reconversión.

Si el Estado reconociera esta realidad y la asumiera debería invertir recursos en un seguro social para los excluidos, como se está haciendo en el Primer Mundo, a objeto de impedir que la reconversión industrial en curso destruya moral, social y económicamente a una generación y a su descendencia.

Como eso es pedir mucho, a lo menos nos podemos permitir exigir que los candidatos a cargos lectivos nos entreguen las soluciones que proponen con su financiamiento. Pero, si se insiste en el criterio de que los “problemas de la gente” se solucionarán cuando crezcamos 20 años a un 10%, a lo menos debería informársenos acerca de las formas en que estamos compartiendo todos los sectores y quintiles de ingreso de nuestra sociedad los sacrificios y costos de la modernización y el crecimiento.

Lo que es perentorio es el discurso que nos presenten los futuros precandidatos a nuestro parlamento para la elección del 2013, a fin de que los ciudadanos no nos veamos sentados y "miserablemente apaleados en una plaza pública", como "los indignados" de la Internet en España, que por miles acampan en las plazas públicas de cada ciudad española, a la víspera de una elección. Los programas y políticas, no se hace por el que pone más fotografías en las calles, tapando los semáforos y contaminando las ciudades eso ya es historia.

La historia nace en las redes sociales. Ese será el panorama que nos depara nuestro futuro inmediato, el pueblo en la calle pidiendo cambios, y por otro lado los poderes mediáticos se encontrarán comprometidos con el poder económico, desinformando y defendiendo sus intereses. Es hora de elucidar “los problemas de la gente”.

julio 2011.-
 



 

Envíe sus comentarios o sugerencias a