El Tiempo Luque / Aeropuerto

Aumentar

Disminuir

tamaño
de texto

Hemos avanzado en la construcción de nuestra ciudad, cuya estructura legal se levanta a partir de la certeza jurídica y el respeto irrestricto a los Derechos Humanos. No es casual que esta vez nos refiramos a estos dos puntos anteriormente mencionados. Luque, en las dos últimas administraciones ha dejado de mostrarse líder en el grupo de Municipios del Departamento Central, ¿Porque? por la falta de caución en términos de gobernabilidad y de garantías jurídicas. Tampoco es fortuito que al cabo de dos generaciones no nos hayamos insertado en el circuito financiero a nivel urbano y rural, a través de la suscripción de acuerdos y tratados comerciales con otras ciudades del País. Luque espera, con la firme decisión de insertarse en estos procesos.

El rol del Municipio en el Siglo XXI.


 

El país ha vivido grandes cambios en los últimos veinte años. Recuperamos y construimos entre todos nuestra democracia con respeto en Luque, la que nos ha permitido alcanzar mayores niveles de prosperidad, así como gozar de una sociedad más diversa, más tolerante y, desde luego, mucho más abierta y conectada al resto del País.

Hemos avanzado en la construcción de nuestra ciudad, cuya estructura legal se levanta a partir de la certeza jurídica y el respeto irrestricto a los Derechos Humanos. No es casual que esta vez nos refiramos a estos dos puntos anteriormente mencionados. Luque, en las dos últimas administraciones ha dejado de mostrarse líder en el grupo de Municipios del Departamento Central, ¿Porque? por la falta de caución en términos de gobernabilidad y de garantías jurídicas. Tampoco es fortuito que al cabo de dos generaciones no nos hayamos insertado en el circuito financiero a nivel urbano y rural, a través de la suscripción de acuerdos y tratados comerciales con otras ciudades del País. Luque espera, con la firme decisión de insertarse en estos procesos.

Vamos a enterar dos decenios desde que los países de la región avanzaron y se consolidaron de libertades públicas, cuyo mejor corolario lo constituye la aprobación de la Ley de Transparencia, herramienta clave para controlar, evaluar estándares de calidad y eficiencia en la gestión pública, así como el riguroso cumplimiento de programación de metas. Sin duda esta normativa nos pone "coleros", nuestras administraciones públicas no han sido capaces de transparentar y dar cuenta en detalle de su accionar.

Por su parte, mire usted, como nos encontramos a esta altura de nuestro caminar por la democracia. En este contexto, el futuro Gobierno Municipal que asumió hace unos días atrás, deberá afrontar una encrucijada, la cual es definir con acierto el rol del Municipio y dejar las cosas en su lugar. Las evidencias actuales nos indican que las equivocaciones sobre el rol que éste debe jugar, repercuten negativamente en materias de progreso y gobernabilidad.

Mientras otros municipios han mantenido un razonable rol de Ciudad, sirviendo de base al desarrollo y a la estabilidad; nosotros nos hemos sumido y dejado influenciar en un exacerbado feudalismo debilitando las funciones estratégicas para los inversionistas, dejando el camino abierto a los camanduleros y oportunistas.

Reguladores y fiscalizadores eficientes en lugar de propietarios improductivos, estos son rasgos de una Ciudad abocada a tareas esenciales, alejadas de posturas asistencialistas y paternalistas. Hoy se necesita una Ciudad "inteligente" fuerte en funciones estratégicas pues sin ellas no hay competitividad, estabilidad, ni menos crecimiento. Atrás quedó el tiempo en que se pretendía un Municipio mínimo y débil, encargado de recoger la basura y tapar los baches, siendo que la propia ciencia económica y sus crisis la que se encargó de desterrar el mito de que el Municipio era una institución del pasado.

Materias como promover la integración social, la competitividad, la educación, la transparencia, y la democracia, sólo pueden ser impulsadas por el Municipio, no de balde hace seis años atrás, cuando nacía infoluque.com.py decíamos al mundo, "Ciudad de Luque...la aldea global ha llegado".


El Dr. César Meza Bria, y su política de desarrollo y protección social, una parte de su programa de Gobierno Municipal, ha delineado estratégicamente hacia dónde camina el Municipio, lo escuchamos al cierre de su campaña política decir; "...fomentare la competitividad, la investigación, la transparencia, la innovación, la infraestructura esencial, la tecnología, los clúster y una mejor educación”.
Se reconoce la diversidad medioambiental, cultural y se asumen reivindicaciones de lo ecológico, de lo étnico de lo ancestral, y junto con ello, avanzamos hacia una estructura más equitativa en la distribución del ingreso, pues el progreso que deseamos alcanzar se irradia hacia todos los segmentos de nuestra sociedad.

Las bases serán las de nuestro Sistema Integral de Protección Social, están a la vista y nadie puede decir que en la anterior administración de Meza no íbamos en buen camino. Ahí están las salas cunas, en el mercado, comedores populares para niños carenciados, salud en las Compañías luqueñas, los luqueños conocieron de esto hace diez años, y cuya implementación fue todo un éxito.

Con estas pocas medidas, (sin mencionar otras), Luque le ha demostrado a un País en turbulencia, por el golpe de Estado que tumbo a Raúl Cubas Grau, que es posible hacer del derecho, un derecho de carácter universal, asegurándoles a los más desposeídos, es decir, a quienes los sistemas económicos ignoraron, que el desarrollo también cruzaría sus vidas, asegurándoles así, una vida digna, de eso hace diez años.

Hoy, a seis meses del Bicentenario, Luque, sigue siendo vital para el desarrollo y la gobernabilidad democrática. Hablamos de una Ciudad que crecerá y compatibilizará políticas sociales agresivas con desarrollo económico sustentable. El desarrollo no se importa y por lo tanto sigue siendo una empresa autóctona, luqueña, que desde el centro mismo de América del Sur debe emprender habida cuenta de sus recursos, capacidades y posibilidades. Están creadas las condiciones para poder mantener la creatividad, el liderazgo, y la cohesión social que alcanzáramos hace una década.

En consecuencia, la encrucijada a resolver es cómo somos capaces de continuar alcanzando consensos que sólo tengan por fin el interés superior de Luque. El único camino posible es de la perseverancia, el diálogo, en especial con los nuevos Concejales que no están contaminados y los buenos acuerdos. El rumbo está claro y el timón, esperamos, más firme que nunca.
 



 

Envíe sus comentarios o sugerencias a