El Tiempo Luque / Aeropuerto

Aumentar

Disminuir

tamaño
de texto

Torpeza en nuestra aldea; Luque, domingo 24 de enero 2010 se desató un incendio de gran magnitud arrasó ayer con un depósito de mercaderías que aparentemente operaba en forma clandestina cerca del Mercado Municipal de Luque. A otro nivel, el Nacional, en un encuentro de izquierda el Presidente Lugo enfatizo a la platea diciendo; "los partidos políticos tradicionales van camino a disolverse", y los Liberales replican; "si esa es su opinión...nos retiremos de la Alianza”.

¿Somos un pueblo carente de emociones fuertes?


os animales que se atacan mutuamente y después de la pelea, quedan sólo sus pellejos esparcidos por el suelo, es tanto así que es difícil que alguien se interese por uno de ellos. Desde hace ya un año a esta parte la Alianza se devora lenta y consistentemente desde adentro.

En nuestra aldea, Luque el domingo 24 de enero se desató un incendio de gran magnitud arrasó ayer con un depósito de mercaderías que aparentemente operaba en forma clandestina cerca del Mercado Municipal de Luque.

El fuego, que tardó unas cinco horas en ser controlado, afectó también a una mueblería y una vivienda vecina. El capitán de bomberos voluntarios de la Compañía de Luque (los amarillos), Roberto Cardozo, lamentó que el intendente les haya cortado el presupuesto anual.

Manifestó que debían acceder a G. 95 millones, pero por culpa del jefe municipal, sólo quedaron con los aportes de la ciudadanía. Sin embargo, ayer se pudo ver a los amarillos trabajando en gran número, pese a no tener la ayuda municipal. En tanto, pocos eran los bomberos azules que estaban operando en el sitio, aún con el apoyo económico de la intendencia. El intendente de Luque, Vicente Raúl Karjallo, admitió el recorte a los bomberos voluntarios amarillos.

Explicó que estos construyeron su sede en un sitio que afecta la estética de la entrada a Luque El jefe municipal no se refirió a una posible solución a futuro. En tanto los bomberos azules tienen presupuesto este año de G. 250 millones.

Partieron con las cuentas mutuas a propósito de quien es el que tiene la lapicera, para resolver un problema. Mientras esto pasa y los liberales luqueños se desgarran por ganar la Intendencia, el vicepresidente públicamente se desdice en alabanzas ante obras del Intendente Karjallo, que buenas o malas es su obligación hacerlas, y bien.

A otro nivel, el nacional, en un encuentro de izquierda el Presidente Lugo enfatizo a la platea diciendo; "los partidos políticos tradicionales van camino a disolverse", y los Liberales replican; "si esa es su opinión...nos ser retiremos de la Alianza”.

Nada más acertado si los Liberales se retiran del Gobierno. El partido Liberal aporto con un caudal del 70% (setenta por ciento) de los votos para que el Presidente Lugo esté ahí. Mientras que las facciones de izquierda que lidera a Lugo cuentan con el 3% (tres por ciento), siendo más del 20% (veinte por ciento) los votos independientes los que facilitaron la llegada de Lugo al poder.

Esta torpeza política de los políticos de izquierda se manifiesta al no ver la estructura política con que cuenta el liberalismo, con miras a las próximas elecciones municipales, una estructura solida defendedora del “voto a voto” en los escrutinios el día de las elecciones.

En vez de fortalecer la musculatura política con trabajo por la ciudadanía, nuestras coaliciones se engullen una a otra mientras esa ciudadanía tiene que mirar la sangre en la arena que brota de cada zarpazo. Las heridas que se infringen no sanarán fácilmente. Nadie gana cuando se recalca la deshonestidad ajena para esconder o justificar la propia; nadie gana cuando los bandos se invalidan moralmente.

El porqué se ha llegado a este punto puede ser visto de distintas maneras. Una forma conservadora es hablar de la degradación de la clase política. Es pensar con nostalgia que antes era mejor y que esos tiempos en que la solidaridad entre partidarios ya no volverán.

Una posibilidad conspirativa es creer que ahora todo es estratégico y que debemos acostumbrarnos a vivir con espectáculos de todo tipo, seremos acaso ¿Un pueblo carente de emociones fuertes?.

Una alternativa distinta es que el sistema partidista que hemos formado, de todas las ideologías y la confluencia en un centro ideológico, que invita a aprovechar cualquier medio para obtener el plus que hará la diferencia. No queda otra fórmula que invalidar moralmente al adversario para obtener una mínima ventaja en los votos.

Sin embargo, no se percatan que ambos bandos se invalidan moralmente el resultado es un empate en la torpeza política. ¿Qué deben pensar los ciudadanos? Parece ser que nuestros políticos fundan su actuación en la ilusión de que los votantes deciden de acuerdo a parámetros morales. Hay buenos y malos, y puesto que uno siempre es de los buenos, los demás son despreciables.

Quizás algunos lo hagan así, todos esos que piensan, “Pmas-P.L.R.A.-DC-Tekojoja”, por ejemplo. Pero a otros ciudadanos les interesaría saber cuál es la alternativa programática que la Alianza tiene frente a las elecciones municipales, ¿que nos ofrecen?, cuál es el plan de la Alianza para limpiar los lastres que los paraguayos arrastramos más de 60 años, cómo van a hacer entre ambos, gobierno y oposición, para construir una red de protección social digna, para disminuir los riesgos ciudadanos en educación, empleo, seguridad física, o para crear una institucionalidad que fomente y respete sus derechos.

Los ataques y contraataques morales parecen indicarnos que a nuestros dirigentes se les acabó la energía proveniente de Itaipú, se encuentran sin energía política, que ya no tienen ideas ni imaginación para distinguirse de sus adversarios.

Entonces recurren a lo más simple: amplifican las faltas que algunos cometieron en el presente o en el pasado para indicar dónde se encuentran los únicos dignos de aprecio y respeto. Nunca nadie les advirtió que no se debe decir todos cuando son algunos, siempre cuando es algunas veces, o algunas veces cuando ha sido una vez.

Este método de aniquilación mutua es el mejor para que cada vez sean menos los que voten y más los que rechazan la política y de paso el sistema democrático. Nadie podrá sorprenderse de que pronto tengamos nuestro propio “único líder”, uno que gana a río revuelto y que se da el gusto de despreciar la democracia por la forma en que los “demócratas” se comportan en su nombre.

Esperemos no sea el Paraguay que tengamos para el Bicentenario. A estas alturas, ya sólo queda tener esperanzas.

Envíe sus comentarios o sugerencias a