Primera Quincena de enero/2007

Los dirigentes de Paraguay Posible y Tekojoja integrantes de la futura Concertación delinean los ejes del programa de gobierno de la Concertación, los partidos y sectores sociales que hacen sus sugerencias resaltan la necesidad de elaborar un plan nacional de emergencia social que, una vez conquistado el poder, sea aplicado inmediatamente para responder a los más graves problemas sociales, como lo es la miseria, el hambre y la falta de trabajo, según explicaron en el proyecto de la alianza opositora.

"Cambio Imbaretevé", ve en Meza Bria "Un ganador moral".

¿Nació la Concertación?.


l tipo, intensidad y frecuencia de los roces y disputas entre los partidos que desean unirse en una Concertación y también éstos con las organizaciones vivas de la sociedad indican que hace rato esa forma de coalición dejó de ser un proyecto programático.

Muchos de los parlamentarios y dirigentes políticos, en cada una de las tiendas que pretenden formar esta Concertación, actúan al borde de la ruptura, con evidentes signos de cansancio en las relaciones con sus aliados e irritación ante los yerros de Tekojoja de tendencia socialista y que postula al Monseñor Fernando Lugo a la Presidencia de la Republica 2008.

Este grupo con 1.200 delegados en 12 departamentos que integran sectores sociales, campesinos, indígenas, gremios docentes y partidos de izquierda. Reivindican como modelo de desarrollo la equidad, la amplia participación ciudadana y la renegociación inmediata de los tratados de Itaipú y Yacyreta.

Sin embargo, estos planteamientos no implican todavía un convencimiento total en los otros partidos y movimientos políticos ni mucho menos. El manejo de poder que conlleva la conducción del Gobierno es siempre un objetivo central de cualquier organización política y un eficiente cemento para sus alianzas, por más disminuido que aparezca a causa de la coyuntura.

En la Concertación, la eficiencia de ese aglutinado depende crecientemente del equilibrio, prudencia y eficiencia política y social, pues a medida que se hacen difusos los ideales, aumenta el peso específico de la gestión de organización como factor de unión entre los aliados.

El lema de la concertación es "cambiar el país a través del poder para construir un Nuevo Paraguay": El ex monseñor Fernando Lugo ha concentrado todos los temas en que adoptaría como modelo de Gobierno la Co-gestion entre sectores políticos y sociales que se comprometan a participar y se ha movido prácticamente sin reconocer autoridades sectoriales, con pocas excepciones, acompañado de un estilo comunicacional que desperfila a los altos cargos de los dos partidos tradicionales y mayoritarios del País como lo son el Partido Colorado y el Partido Liberal, este último se autosomete -al llegar a acuerdos con el Gobierno- de manera intermitente a escarnios públicos.

Las rutinas de los opositores a la Concertación se ven permanentemente ensombrecidas por soluciones objetivas frente a cada problema, que aparentemente buscan un aura fundacional para el futuro Gobierno, que está muy lejos de la calidad de sus realizaciones.

En este escenario, los principales partidos de oposición dejan de ser un potencial de cohesión y se transforman en uno de los principales problemas. Agravado por el estilo clientelar, desnudo de doctrinas, que ha ido predominando en el funcionamiento de los partidos y sus relaciones con el Estado.

Pese a que en los hechos no se evidencia una crisis estructural en la coalición dominante, los síntomas indican un debilitamiento sistémico de ella y un aumento de las fuerzas centrífugas, basadas en vínculos transversales valóricos y de interés más allá de la Concertación.

La radicalidad valórica, como sello inicial de la futura Concertación, y eje articulador de una nueva generación de políticos opositores al coloradismo, no funciona.

Si observamos la historia reciente, podríamos comprobar cuán profundas persisten en su convivencia interna las secuelas de esta pérdida de referentes comunes.

El empobrecimiento de la participación, la escasa adhesión a las instituciones realmente existentes, o la imagen elitista y consumista de la democracia, brotan por doquier a la hora de sincerar las insatisfacciones y desafecciones que perturban a la militancia liberal.

Fue lo ocurrido en una reunión del movimiento "Cambio Imbaretevé", en la que estuvieron representantes de varios comités del departamento Central, como J. Augusto Saldívar, Fernando de la Mora, Ñemby y San Lorenzo.

En esa reunión Luis Alberto Wagner dijo que actualmente todo es difícil en la lucha contra el oficialismo, "porque manejan todo, hasta la justicia", se quejó. Asimismo, comentó que el Dr. Cesar Meza Bria fue el "ganador moral" del cargo de intendente, en las últimas elecciones municipales en Luque.

Con este razonamiento, ha potenciado la dispersión, haciendo más patente la inexperiencia y confusión administrativa y de organización en que se mueve, mientras una nueva constelación política parece agitarse entre sombras.

De ahí que el desafío de sus conductores consista en reconstruir la casa en común dentro del Partido Liberal. Aquella morada que albergue, integre y dé sentido de pertenencia a sus miles de militantes.

Es en esa escenografía donde se escuchan frases como "refundar la República", "Cambiar al país a través del poder del Nuevo Paraguay", "Nacerá el hombre nuevo" y tienen lugar los llamados de los más moderados al orden o las iniciativas de cónclaves ínter partidarios para arreglar los problemas.

Pero la ingeniería política requiere de un concepto de orden validado entre los actores para ser viable. Y ese concepto es el que tarda en aparecer, porque la pugna iniciada en el Partido Liberal, con corte generacional y doctrinario, es mucho más profunda y menos transitoria de lo que se esperaba con relación a Patria Querida. Y porque antecedentes similares existen también en el Partido Colorado con amplias disputas administrativas a lo largo del país.

Es inevitable pensar que la nueva Concertación debiera estar consciente de la situación y afinando el ajuste final, para situarla como una cirugía fina de su recuperación y herramienta del ordenamiento de su coalición.

Pero también puede ocurrir todo lo contrario, caso en el cual probablemente se adelantará de manera irremediable el debate presidencial, en un escenario de múltiples bandas, con uso intensivo de la Asamblea de la Concertación para definir quien será su representante en las elecciones del 2008.

Envíe sus comentarios o sugerencias a esta dirección de correo electrónico


Google
 
Web www.infoluque.com.py