Segunda Quincena de septiembre/2006

No se puede generar un partido con un nuevo carisma, es decir una nueva fuerza con nueva forma política, si se continúa con estas practicas que nos empequeñecen o a sus símbolos institucionales, si no se hace una separación tajante y sincera -una autocrítica, teniendo la certeza de que lo que esta pasando en democracia no se puede permitir- como en el pasado dictatorial que era percibida por todos los paraguayos y no solo por la cúpula del partido, por su "tribu" cultural e incluso por sectores de las elites políticas, como auténtica.

El 19 de noviembre tendremos un nuevo Intendente.

La labor de los intendentes.


os intendentes son funcionarios elegidos por los habitantes de cada pueblo para defender sus intereses colectivos, mejorar sus condiciones de vida y hacer de la ciudad un lugar digno. Esta idea es elemental y requiere, asimismo, una actitud sencilla de parte de los Intendentes: en cada decisión que tome en el ejercicio de sus funciones deben tener ante la vista, como primer objetivo, el respeto a esas finalidades.

Pese a la mala evaluación que el propio partido de Gobierno ha hecho de un número importante de intendentes y a los fuertes rumores que se generaron sobre su reemplazo, este no materializo a pesar de los muchos casos de corrupción que se han denunciado, todos ellos se centran sólo en aspectos de gestión y política con relación a su partido y no a una gestión comunal, según lo declararon algunos de los propios concejales que se autodenominaron sueldos millonarios con relación a un municipio carente de recursos como lo es Luque.

Si bien el fracaso de la gestión al frente de la Municipalidad del Intendente Dr. Vicente Cáceres podría explicarse por solo hecho que él cedió ante las presiones que provenían del interior de su propio partido, el Colorado al momento de hacer las designaciones, ese argumento no justificaría la débil gestión y el poco esfuerzo gastado para mejorar la ciudad.

Las críticas acerca de la falta de liderazgo, la experiencia política mal empleada, con una incapacidad para formar equipos eficaces, el deficiente manejo comunicacional, el escaso compromiso departamental y hasta el nepotismo, es lo que afectó al intendente.

En la gestión del Dr. Cáceres ha faltado un plan de largo plazo, con metas precisas y cuantificables, y no han pasado inadvertidas las persecuciones políticas a sus adversarios, las cuales desde el primer momento tomó como bandera de lucha hasta terminar su mandato.

El poco tino demostrado a horas de estar en posesión del cargo y durante la transmisión del mando, en donde recibía el cargo, hasta el final de su mandato. Durante cinco años se mantuvo "peleando" con los despedidos que en aquel entonces, un total de 137 los funcionarios , fueron cambiados por funcionarios colorados, los que quedaron fuera en su mayoría eran del Partido Liberal.

La Municipalidad perdió el juicio y el Intendente Dr. Andrés Vicente Cáceres debe pagar una deuda que asciende a G. 1.586.785.493, (U$S 274.000) más intereses y costas del juicio, cosa que el Dr. Andrés Vicente Cáceres, no lo hará, el dinero saldrá de las arcas municipales, según ha dispuesto el juez Juvencio Torres.

De esta forma recrudecieron las protestas en contra del Intendente Municipal que se opuso a acatar el fallo judicial en desmedro de 51 familias que no han podido insertarse en ninguna actividad laboral desde hace cinco años.

Ante estos desatinos el Dr. Cáceres quedo en una la débil posición y esto lo hizo previsible. Pero esta vez, al entrar en la segunda mitad de su mandato, es acusado en un juicio político, del cual sale airoso gracias a los amigos.

En definitiva, ¿Que queremos de un intendente?. Una gran gestión. El gran secreto de una "buena ciudad" -según Jordi Borja-, es que brinda a la gente la oportunidad de hacerse responsable de sus actos en una sociedad históricamente imprevisible, no en un mundo onírico de armonía y orden preestablecido.

Un conjunto de documentos internacionales que han visto la luz en la última década, entre los que se cuentan la Carta Mundial por el Derecho a la Ciudad, la Carta Europea de Salvaguarda de los Derechos Humanos en la Ciudad, la Declaración Mundial sobre las Mujeres en el Gobierno Local y la Declaración de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos, son la expresión instrumental de un ideario que asigna valor y sentido político al patrimonio cultural y organizativo acumulado en el ámbito local y de las ciudades.

Según Jordi Borja, los valores vinculados a la ciudad, de libertad y de cohesión social, de protección y desarrollo de los derechos individuales y de expresión de identidades colectivas, de democracia participativa y de igualdad básica entre sus habitantes, dependen de que el estatuto de ciudadanía sea una realidad material y no solo un reconocimiento formal.

Entonces, el éxito de un Intendente depende de que la ciudad funcione realmente como un espacio público, en un sentido físico, centralidades, movilidad y accesibilidad socializada, zonas social y funcionalmente diversificadas, lugares con atributos o significantes y en un sentido político y cultural. Expresión y representación colectiva, identidad, cohesión social e integración ciudadana.

Envíe sus comentarios o sugerencias a esta dirección de correo electrónico


Google
 
Web www.infoluque.com.py