Herramientas

Aumentar tamaño del texto

Disminuir tamaño del texto

Segunda Quincena de Julio/2007

La política del siglo XXI se realiza acercándola en lo posible al quehacer ciudadano, interpretándolo en su vida diaria. La apertura de los espacios realizados por los comunicadores sociales cobran una singular importancia porque permite que aquellos que no viven en la gran capital se sientan interpretados por el discurso ciudadano que deberán tener las autoridades.

Comunicadores sociales o periodistas urbanos, se fortalecen.

Acceso restringido en Paraguay; para el
Periodista Urbano o Comunicador Social.


De los comunicadores sociales nacen las ideas,  que muchas veces  facilitan el salto a la información  de los grandes medios, pero no hay método capaz de garantizarles su significación.

n el Cap. II, Art. 28 de la Constitución Nacional del Paraguay se hace referencia a la libertad de expresión, y en su Art. 29 habla del "..ejercicio del periodismo en todas sus formas, es libre y no sujeto a autorización previa", en este artículo no se hace una referencia específica a los profesionales de la información, lo que en ocasiones podría generar un vacío que no es tanto así.

Con la llegada de las nuevas tecnologías y la velocidad en la información que trajo Internet, nació este fenómeno del comunicador urbano en las radios comunitarias, (cuestionadas por los grandes medios y cadenas  radiales, y televisivos)  el comunicador social en la prensa escrita y sitios en Internet, que saltan ante cualquier acontecimiento que resulte novedoso para la comunidad.

Desde la llegada la democracia al Paraguay hace dos décadas, amparados por la Constitución Nacional, la perspectiva profesional, probablemente el perfil del comunicador social con más demanda será el de aquel comunicador ampliamente familiarizado con su "aldea global", con su comunidad y entornos; el valor que sepa buscar y entresacar la información relevante de entre el ajetreo de su comunidad y que muchas veces pasan desapercibidas por la sociedad.

Este comunicador por lo general no tiene ataduras con los grandes grupos económicos y de poder que manejan la sociedad, no hace de publicista de esos grupos, esta libre de compromisos que puedan trabar el contrastar esta información y devolverla al mundo que le rodea, (sea ésta cual sea o sea a través del medio que sea) contada de un modo sencillo, asequible, y veraz.

Actualmente, gran parte de los periodistas son colegiados (individuos que ejercen como tal) que no logran hacer una distinción entre lo que se denomina libertad de expresión, y la libertad de información, que se incluye dentro de la primera.

Según la Constitución Nacional, la libertad de expresión y de prensa Cáp. II.- Art. 26 "Se garantizan la libre expresión y la libertad de prensa, así como la difusión del pensamiento y de la opinión sin censura alguna. No habrá delitos de prensa sino delitos comunes cometidos por medio de la prensa" en el Art. 29 "el periodista tiene derecho a publicar sus opiniones firmadas sin censura previa en el medio en el cual trabaje". Es decir tiene por objeto pensamientos, ideas y opiniones, mientras que la libertad de información hace referencia a "hechos que pueden considerarse noticiables".

Resumiendo: los periodistas y comunicadores sociales están ejerciendo un servicio para el ciudadano, una función social, y es algo que deben tener en cuenta a la hora de ejercer su derecho a la libertad de expresión, que les garantiza el Estado Paraguayo.

NACEN LOS COMUNICADORES SOCIALES O
PERIODISTAS URBANOS


Hoy si hablamos de derechos no es por usar una metáfora caprichosa; estamos absolutamente seguros en el derecho a comunicarnos y los temas de reflexión, pues según el primer punto del código deontológico, siempre se debe hacer distinción entre opinión e información para no incurrir en la manipulación informativa, que es un fenómeno no muy extraño en Paraguay.

El trabajo del periodista puede seguir una determinada línea editorial, (en Paraguay está obligado por el dueño del medio) pero ésta línea no puede faltar a la verdad de los hechos, ni tampoco puede eludir el código deontológico.

En estos tiempos modernos todos podemos ser periodistas, basta tener ganas de comunicarse y comunicar a quienes lo rodean, con sentido común. El comunicador social es el que "llora sin odios y el que comunica perdonando" cuanto pasa en su comunidad. Su información es la hija del sufrimiento y de las lagrimas de su aldea. Estas breves frases, agudas y brillantes son portadoras del "comunicador social" o "periodista urbano". Esta es la única presentación a la explicación para esta nueva forma de periodismo, "el periodista urbano" o el "comunicador social".

Tema relacionado

Viejas palabras: ¿sólo un sueño en Luque o una realidad?

aloluque.com, aire fresco para tiempos difíciles.

En Luque, con orgullo, podemos decir que hemos dado un importante paso. Tenemos un foro de libre opinión www.aloluque.com, no obstante eso, no del todo fácil. El desafío entonces está en trabajar el doble, a en umentar la afiliación con www.aloluque.com, porque nuestros pequeños/as hijos/as de Luque tienen un lugar donde opinar lo que se nos "antoje".

Ampliar Artículo-->

Sabiendo que los prólogos, en general no explican nada y que solo dan explicación los que no tienen razón, este comunicador percibe que para hacer una buena información -hoy más que nunca- como requisito indispensable es no estar comprometido con ningún grupo en particular, solo con su comunidad.

En Luque existen una infinidad radios comunitarias, periódicos, y sitios en Internet, todos pequeños, -nos incluimos nosotros- y todos tenemos algo en común; "no estar comprometidos con los grandes intereses sectoriales o grupales", sus dueños no son publicistas de ningún grupo político, económico, ni hacen comercio con los dueños del poder a través de sus medios, son personas que creen en ese derecho de informar y ayudar a su comunidad.

Lejos esta este comunicador social, a pesar de tener una gran capacidad de contextualizar y, sobre todo, un criterio suficiente que le permite filtrar la información relevante de cualquier ciudadano, al menos potencialmente y siempre dejando muy claro que no lo son todos los que están, y convertirse en un medio. He aquí el problema del periodismo, el Sindicato de Periodistas del Paraguay tiene una gran tarea, integrar plenamente al periodista urbano o comunicador social a su sindicato.

La política del siglo XXI se realiza acercándola en lo posible al quehacer ciudadano, interpretándolo en su vida diaria. La apertura de los espacios realizados por los comunicadores sociales cobran una singular importancia porque permite que aquellos que no viven en la gran capital se sientan interpretados por el discurso ciudadano que deberán tener las autoridades de su comunidad.

Quizás esta forma inédita de participación ciudadana permita abrir el espacio a nuevos debates que a ratos se esconden por conveniencias políticas y económicas de los propios empresarios dueños de los grandes y medianos medios de comunicación. Sólo que cuadra tras cuadra en los barrios de Luque, los comunicadores sociales van desgranando la gran "mazorca" que rodea toda nuestra ciudad de Luque.

Envíe sus comentarios o sugerencias a esta dirección de correo electrónico |


Google
Web www.infoluque.com.py