Segunda Quincena de diciembre /2006

Costumbres o reglas sociales que definen el comportamiento de las personas en una sociedad y cuya violación tiene como consecuencia una gran desaprobación o un castigo. Téngalo en cuenta en estas fiestas de fin de año, cuando su jefe lo invite. ¡¡Recuerde que, nosotros los luqueños siempre llegamos tarde y, que los ascensos en la empresa,  surgen puntualmente!!!.

Para tener en cuenta en la despedida del año.

Las buenas costumbres en la mesa.


l manual de Alvarez(*) nos enseña como, con un poco de preocupación, cuando generalmente nos invitan a asistir a grandes eventos con nuestros jefes o clientes no puede ser posible, no saber comer, con estilo, es muchas veces preferible evitar exponerse a situaciones complicadas.

Actualmente, con la proliferación de los restaurantes de comida rápida, las personas se han acostumbrado a comer con las manos y con mucha informalidad.

Los niños (futuros ejecutivos) están creciendo bajo estas costumbres, de modo que si no hay una mayor preocupación por inculcar buenos modales en la mesa, poco a poco se irá perdiendo el comportamiento adecuado que de alguna manera puede hacer una diferencia en los necesarios contactos sociales.

Las costumbres se diferencian de las tradiciones de un pueblo (es decir, el comportamiento común a todos sus miembros) en que tienen una base organizativa y que cuando se transgreden son castigadas con mayor severidad.

La violación de las costumbres conlleva la imposición de sanciones, tales como el aislamiento o el castigo físico, pero en estos tiempos y especial en las sociedades occidentales, las costumbres tradicionales han pasado a ocupar un lugar menos destacado al adquirir las libertades personales, y el castigo a este fenómeno es que no te vuelvan a invitar jamás a una reunión de amigos por menos relevancia que tenga.

Un buen empleado se escoge, además de sus capacidades técnicas, por sus "habilidades sociales", y el comportamiento en la mesa es una de ellas.

A continuación, enumeraremos los detalles más importantes de una comida formal que, además de evitarle un papelón, le ayudarán a disfrutar de ella:

1.- Cuando lo inviten a una comida formal, conteste en lo posible dentro de las 48 horas siguientes, de modo que si usted no puede asistir, los anfitriones puedan invitar a otras personas.

2.- Sea puntual. Llegue a la hora. En una cena formal el aperitivo durará entre 30 a 45 minutos, de modo que si no quiere perdérselo, planifique bien su tiempo.

3.- Al sentarse a la mesa espere que le indiquen su puesto. Si la comida es con cónyuges, éstos se deben sentar separados y la distribución de la mesa será alternando hombres con mujeres.

4.- Para sentarse a la mesa retire la silla y siéntese por el lado izquierdo de ésta. Cuando termine de comer y se pare de la mesa, hágalo por el lado derecho.

5.- Una vez que se hayan sentado espere que el anfitrión haya desplegado su servilleta, y solamente en ese momento lo puede hacer usted. Antes, por ningún motivo. La servilleta se coloca en el regazo doblada por la mitad con las puntas hacia fuera, y la debe usar antes y después de beber de modo de no manchar la copa. La servilleta no se coloca en el escote ni colgada del cuello. Si durante la comida debe pararse, deje la servilleta en el asiento de su silla. Cuando termine de comer y el anfitrión se pare, usted debe dejar la servilleta al costado izquierdo de su plato, sin doblarla.

6.-
En cuanto al cubierto, debe comenzar usando los que se encuentran más afuera del plato y luego seguir con los que están hacia adentro.

7.- Cuando le sirvan por la izquierda, usando los utensilios con su mano derecha, tome la porción que está más cerca suyo, no escoja la más grande o la más pequeña.

8.- Las copas de vino se colocan de izquierda a derecha, la de agua, vino tinto y vino blanco. Tome las copas por la base o pedestal y llénelas no más arriba de la mitad.

9.- Converse de temas agradables, no hable de dietas, enfermedades, política ni religión. Prepare un tema interesante que podría ser del agrado de las otras personas. No cuente chistes de doble sentido y no haga preguntas personales en público (edad, color político, nivel de gastos, sueldo, etc.).

10.- Coma con la boca cerrada, no haga ruidos al comer ni hable mientras come. Si le preguntan algo, termine el bocado y después conteste. Lo más práctico es comer en porciones pequeñas que le permitirán conversar y tragar más rápido.

11.- Cuando esté comiendo, conversando o bebiendo, deje los cubiertos en el plato, no hable ni gesticule con los cubiertos en la mano, ¡hasta podría ser peligroso...!

12.- Al comer carnes, no corte toda la comida de una sola vez. Hágalo por bocados. El pan debe partirlo con la mano y si desea, a cada pedazo le coloca mantequilla.

13.- Cuando la comida haya terminado, quédese un tiempo prudente y luego despídase de los anfitriones y agradézcale la invitación. Al día siguiente puede llamarlos y expresar lo bien que lo pasó.

También puede hacer llegar una nota de agradecimiento.
Si usted aplica concientemente estas técnicas todos los días, le garantizamos que se sentirá muy seguro cuando le inviten a una comida formal y no estará limitando las posibilidades de seguir desarrollándose en su trabajo,
¡¡Recuerde que los ascensos surgen fuera de la empresa!!!.


Fuente: Ensayo sobre educación (1901) de Agustín Álvarez (1857-1914), educador y sociólogo argentino, sus ensayos analizan la realidad social de su país desde un punto de vista ético.