Segunda Quincena de Febrero/2005

"Nadie debe hacer servir las injusticias pasadas como prendas de su felicidad futura" - Edmund Burke.

Opinión.

Lo que nos separa de Lily Tuck.


ily Tuck, que nos incitó a recordar nuestras peripecias, para conmovernos y actuar, nos habló de la guerra de la Triple Alianza, es ahí donde nos situamos al lado de nuestros héroes y de nuestra cultura, ya bastante desgastada por la ignorancia hostil y la indiferencia calculada, enmascarados en el modernismo o la banalidad.

Los comentarios hechos por la prensa nacional, de su libro recientemente editado, sobre la proliferación de hechos acaecidos hace ya 140 años en nuestra patria y la representación diferenciada que aporta acerca del sufrimiento de otros: la individualización precisa de nuestro héroe máximo, el Mariscal Francisco Solano López y de su mujer Elisa Alicia Lynch, ante la degradación desde la ficción, argumentando que "solo se trata de una novela". Mientras nosotros los paraguayos lamentamos hasta hoy la destrucción de nuestra patria, y su tejido social que no hemos podido recuperar a pesar de los 140 años transcurridos desde aquella epopeya.

Alguien nos tiene que decir, tal vez, que este voyeurismo, esta historia escrita del Paraguay destruido, revela que detrás del desastre que nos significo la guerra, se oculta una devastación humana, mucho más esquiva a la ambición de medrar a costa del heroísmo y prestigio bien ganado por nuestro Mariscal, en nuestro pueblo aun hay palabras y son; pobreza, marginalización falta de oportunidades y aislamiento de los países vecinos.

Si bien podemos imaginar la franqueza y el contenido general de su opinión, asentada en el voyeurismo, ya no podremos decir que disfrutamos de su prosa.

En el libro "Los zarpazos del puma" de Patricia Verdugo, la autora, narra la desesperación y la saña con que se actuó en Chile aquel fatídico 11 de septiembre del 73, cuando arrasaron todo vestigio de libertad y democracia, que hubo un hombre, Salvador Allende que prefirió la muerte entes que rendirse y ver mancillado su pueblo, claro, es una historia mas resiente y fácilmente se podría desbaratar cualquier argumento que pudiera poner en tela de juicio la moral de este gobernante.

¿Voyeurismo? no, Patricia Verdugo, no recurrió a argumentos eróticos para el éxito de su libro, aunque si existieron abusos comprobados de ese tipo, hoy investigados por los tribunales de justicia en Chile.

Alexander Solyenitzin decía "Hubiese podido descansar, relajarme, respirar, pero el deber para con los muertos no me da tregua; ellos murieron, tu vives. Cumple con tu deber a fin de que el mundo sepa todo aquello"

Pensemos en nosotros, los que creemos que el Mariscal Francisco Solano López es el Héroe Nacional, que no podemos sentarnos a leer el contenido del citado libro en donde se mezcla la vergüenza, en el estremecimiento que podamos sentir al contemplar el horror de lo que significo la Guerra de la Triple Alianza.

Quizás sólo tengan derecho a saber de ese doloroso pasado las personas que pueden aprender algo de el. Los demás son, quiéranlo o no, unos voyeuristas, de todas formas. La historia nos invita a ser espectadores o cobardes, al ver como se relatan los sufrimientos por el cual pasaron nuestros antepasados, esta es la posibilidad por la cual podemos irritarnos y hacer algo para mantener en el sitial que se gano nuestro Mariscal.

El coraje del Mariscal en Cerro Corá y la condición humana; "la condición humana es la muerte, la soledad, el sentido de la existencia, el ansia de poder, la esperanza o la desesperanza", afirmaba Nietzsche, y sostenía que todo acto o proyecto humano está motivado por la "voluntad de poder". Esta no es tan sólo el poder sobre otros, sino el poder sobre uno mismo, algo que es necesario para la creatividad y el coraje.


Google
 
Web www.infoluque.com.py