Paraguay tiene una población (según estimaciones para 2004) de 5.579.503 habitantes. La densidad de población estimada es sólo de 14 hab/km², una de las más bajas de América del Sur.

 


La abundancia de madera y la diversidad de las mismas se ven reflejadas en diseños rusticos y poco industrializados.

ocos son los oficios artesanos más gratificantes que el trabajo de la madera. No existe seguramente una materia prima más noble, más pura, más limpia ni más gratificante para los sentidos, especialmente para el tacto, que la madera.

Además, es fácil de adquirir, especialmente en el Paraguay que posee grandes extensiones de bosques, de fina madera, esta materia prima, la madera, es universal y no requiere para su trabajo herramientas complejas.

Ello justifica que se trate de una de las materias artesanas más antiguas y permanentes del planeta, el bosque, el agua, la flora, la fauna, el clima, y por encima de todo los habitantes de este ecosistema en Paraguay, han echo que la madera sea una materia prima renovable, y en cierta forma auto renovable.

Escultura tallada en madera bruta.
La figura representa al ser mitológico guaraní protector de bosques, raptor de mujeres y niños llamado Kurupi.

Casi un 95% de los paraguayos reside en la Región Oriental, mientras que la inmensa región del Gran Chaco está prácticamente despoblada. La renovación de la biomasa en el Chaco, es un proceso natural.

La superficie de la Republica de Paraguay es de 406.752 km².

Con madera puede construirse todo, lo bello y lo útil, lo superfluo y lo necesario, el mueble y el altar, la mesa y la escultura de formas más espléndidas. Todo depende de la inspiración y la sensibilidad del artista que la trabaja.

Este sitio, monográfico de esta página web, rinde un tributo emocionado a la madera, proporcionando una panorámica amplia de las labores artesanales, realizadas por los artesanos de la madera en Luque, los fabricantes de arpas y guitarras, los mueblistas, y todas las que con ella se realizan, desde las decoraciones más elementales basándose en tintes hasta las sutilezas de la talla más minuciosa y el abigarramiento de la taracea tradicional.

Conoceremos así, el perfil de nuestros artesanos en madera, el temple de su arte, aunque sea someramente, como es que llagan a fabricar con éxito cualquier tipo de creación; y sobre todo, aprenderemos que esta materia, la madera, esta siempre viva y siempre familiar, soporte noble del arte más diverso a través de siglos y siglos de toda la historia de la humanidad.