Una familia en Capiatá embalsama animales y lo realiza como fuente de trabajo.


Cabeza de ternero embalsamada.

Novedosa guampa con
pezuña de ternero.

a costumbre de embalsamar,tiene vieja data, desde Egipto hacia otros pueblos antiguos como los asirios, los judíos y los persas.

Se polemiza, porque se trate a los animales como si fueran nuestros iguales, con condescendencia, con familiaridad legitima, porque en la actualidad, supuestamente el adornar la sala con un objeto embalsamando significa una exagerada reverencia.

Miles de cueros como napa, nobú, cuerina para forros de vehículos y vestimentas son utilizados y con excelentes expectativas de venta hacia los países del MERCOSUR lo que no se utiliza que son la cabeza y las patas, son transformados en objetos de utilitarios.

Sin maquinarias, en forma artesanal está trabajando esta familia con una materia prima casi sin costo, su capacidad e ingenio hace que la mayoría de las curtidurías que funcionan en esta ciudad le abran sus puertas ya que las curtidurías que se encuentran en Capiatá se encuentran semiparalizadas en sus actividades debido a la falta de mercado esto se debe a la burocracia existente dentro del MERCOSUR.

El procesamiento del cuero viene a constituir otro de los rubros más importante que generan fuente de ingreso y trabajo a muchas familias, y por la falta de venta, a consecuencia de que el mercado nacional se encuentra saturado del producto, algunas curtiembres se ven obligadas a despedir a sus operarios.

Juan Pereira, no encontró nada mejor que él y su familia dedicarse a la confección de toda clase de objetos como una forma de mitigar la cesantía, manifiesta que el potencial productivo de su taller da como para abastecer a grandes distribuidores con sus diferentes y variados productos, destacó que hasta el momento le ha ido bien en la venta de los artículos, y que "él puede más".

Lo lamentable es que no exista una política gubernamental, de soporte local ni departamental para acompañar, gestionar y viabilizar la posibilidad de venta hacia el exterior de las producciones de cuero, cintos, billeteras, carteras, y así e generar pequeños talleres artesanales en el interior del país.

El taller de Juan Pereira se encuentra frente a la parada de la línea de transporte 29 en Capiatá, el teléfono es (595 21) 578-646, nos dijo Juan que, "como empresa, precisan una apertura del mercado que acompañe el sostenimiento de las fuentes de trabajo".